La salida de Ramos, más difícil por la legislación china

El Gobierno grava los fichajes de más de seis millones de euros con el cien por cien de impuestos

Mascherano y Lavezzi, compañeros en la Liga china
Mascherano y Lavezzi, compañeros en la Liga china

Los impuestos han hecho que China deje de competir con fichajes millonarios con el fútbol europeo. Cansado del despilfarro y de ver cómo las estrellas extranjeras cerraban el paso a las promesas del país, el Gobierno chino cambió la legislación para que los clubes tuvieran que abonar en impuestos la misma cantidad que se gastaran en cada traspaso superior a los seis millones de euros. Cada fichaje supone el doble de la cifra de traspaso para los clubes. Y las grandes cantidades que antes se gastaban para contratar a estrellas como los brasileños Oscar y Hulk, que ahora son compañeros en el Shanghai SIPG, se dedican a la formación de futbolistas locales. Por Oscar pagó 60 millones al Chelsea en 2017 y todavía es el traspaso más caro del fútbol chino. Por Hulk abonaron 55 millones al Zenit un año antes.

El Gobierno chino ya había reducido el número de extranjeros por equipo, que son cuatro en la plantilla y tres sobre el campo. Además, los clubes no pueden contratar porteros extranjeros y están obligados a alinear al menos a un futbolista sub'23.

El problema de Sergio Ramos si decide marcharse a China no sería el salario sino el precio del traspaso si el Real Madrid no le dejara salir gratis. Los traspasos ya no son tan caros, pero los sueldos siguen atrayendo a los grandes futbolistas europeos y sudamericanos especialmente. Normalmente son jugadores veteranos, que apuran su carrera en un fútbol menos competitivo con un gran contrato, pero también hay algún «robo» de jugadores en su mejor momento deportivo. Carrasco y Gaitán, por ejemplo, abandonaron el Atlético a mitad de la temporada pasada para jugar en el Dailan Yifang. Y Paulinho dejó el Barcelona el verano pasado para regresar al Guangzhou Evergrande.

Los sueldos de futbolistas como Hulk, el italiano Pellè o el argentino Lavezzi oscilan entre los 15 y los 18 millones de euros, pero Oscar alcanza los 20 netos, la misma cantidad que cobraba Tévez durante su breve paso por el fútbol chino. Por eso Sergio podría disfrutar de un sueldo generoso en un fútbol mucho menos exigente que el español.