MENÚ
domingo 16 diciembre 2018
05:01
Actualizado

La Policía estima que llegarán entre 400 y 500 hinchas «especialmente violentos»

Más de 4.000 efectivos, de ellos 2.054 policías nacionales, conforman el dispositivo de seguridad para el partido de fútbol de la final de la Copa Libertadores

  • Hinchas de Boca Juniors
    Hinchas de Boca Juniors
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

07 de diciembre de 2018. 14:48h

Comentada
Larazón.es.  Madrid. 7/12/2018

Más de 4.000 efectivos, de ellos 2.054 policías nacionales, conforman el dispositivo de seguridad para el partido de fútbol de la final de la Copa Libertadores que disputarán el domingo en el estadio Santiago Bernabéu los equipos argentinos Boca Juniors y River Plate.

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes, ha dado cuenta en rueda de prensa del dispositivo, tras presidir la última reunión preparatoria del operativo destinado a garantizar la seguridad antes, durante y después del partido.

Uribes, ha explicado que estos días pueden llegar a la capital entre 400 y 500 hinchas «especialmente violentos» y que la Policía Nacional está trabajando "estrechamente" con la argentina para tener controlado a este grupo de personas. Un dispositivo de "seguridad máxima" trabaja en el aeropuerto de Adolfo Suárez-Madrid Barajas, en las carreteras, en las estaciones de autobuses y en el Metro.

Son personas consideradas "especialmente violentas" y que cuentan con antecedentes penales. De hecho, ha explicado que ayer mismo se deportó a uno, en referencia a Mazi Mazzaro, un cabecilla de los ultras del Boca Juniors calificado como "uno de los Barras Bravas más peligrosos", según indicaron a Europa Press fuentes de la Policía Nacional.

En este sentido, el delegado de Gobierno ha defendido que se está haciendo un "trabajo minucioso" y que la "inmensa mayoría" vienen con la "voluntad" de celebrar "la fiesta del fútbol", por lo que van a trabajar por que una "minoría" no provoque lo contrario. En este punto, ha explicado que se han puesto a la venta 20.000 entradas para cada equipo y unas 10.000 para los que vienen de Argentina.

También ha añadido que se van a separar a las dos aficiones, un regla que ya se aplica en otro tipo de acontecimientos cuando hay posiciones enfrentadas, como es este caso. Por último, ha asegurado que celebrar la Libertadores en Madrid se trata de un "acontecimiento histórico" y que esperan proyectar de España una imagen de "seguridad".

Últimas noticias