Los jugadores que no podían jugar el clásico y sí jugarán

El 18 de diciembre es la fecha elegida, por fin, para celebrar el clásico Barcelona-Madrid que debía jugarse este sábado. El desplazamiento del partido haría que algunos jugadores que estaban descartados o con su participación en duda, puedan llegar. En el Barcelona, Dembélé tenía que cumplir dos partidos de sanción por la roja que vio ante el Sevilla tras decir al árbitro, según el acta, que era "muy malo". Uno lo cumplió el sábado pasado contra el Eibar y el segundo iba a ser contra el Real Madrid. También ante el Sevilla forzó la amarilla Piqué para llegar limpio al Clásico, pero la estrategia no le sirve con la nueva fecha. Junior, ahora lesionado, podría estar disponible en dos meses, y Jordi Alba, que reapareció contra el Eibar, llegará con un poco más de rodaje.

El último en incorporarse a esta lista de "recuperables"para el clásico en diciembre es Samuel Umtiti, que no jugará ante el Slavia de Praga por unas molestias en la rodilla.

En el Real Madrid más que bajas seguras lo que hay es jugadores entre algodones, lo que dejará de ser un problema al jugarse el partido el 18 de diciembre. Modric y Bale llegaron tocados de los compromisos con las selecciones y no jugaron contra el Mallorca ni contra el Galatasaray. Toni Kroos , que era dudoso, ya ha reaparecido y, de hecho, marcó el gol de la victoria para el equipo de Zidane en Turquía.

Los clubes podrán jugar en la fecha que querían y muchos jugadores se alegrarán de poder participar.