Dovizioso gana a la lluvia

El italiano despide el curso de MotoGP con un triunfo en mitad del diluvio de Cheste. Récord de caídas en un fin de semana. Rossi, Márquez y Viñales no terminaron

Andrea Dovizioso celebra su victoria/REUTERS/Heino Kalis
Andrea Dovizioso celebra su victoria/REUTERS/Heino Kalis

El italiano Dovizioso despide el curso de MotoGP con un triunfo en mitad del diluvio de Cheste. Récord de caídas en un fin de semana. Rossi, Márquez y Viñales no terminaron

La lluvia ha sido la gran protagonista de la última carrera del año en MotoGP. Un aguacero obligó a parar a mitad de prueba para retomarla después y poner el punto final definitivo al curso 2018. El triunfo fue para Dovizioso, que se las apañó para mantenerse en pie en unas condiciones de lo más complicado. Una victoria que le sirve al italiano para terminar con un buen sabor de boca un año en el que ha sido subcampeón, aunque no ha podido en ningún momento inquietar a Márquez.

Marc se quedó pronto fuera de juego con una fuerte caída cuando trataba de recuperar el tiempo perdido en las primeras vueltas. La moto le dio un latigazo y salió por encima cayendo con el hombro izquierdo, el que tiene mal y del que se operará en diciembre. Pronto se acabó para él un día de perros, en el que con el título en el bolsillo quiso jugársela a todo o nada. Intentó ganar y terminó en el suelo, pero su curso es de sobresaliente.

Gran temporada de Rins

La misma nota se puede poner Álex Rins, segundo ayer y quinto en el Mundial por delante de su compañero de equipo. Una cosecha magnífica para un chico que en 2019 será el jefe de filas de Suzuki. Él fue el primero que encabezó la carrera, con un arreón que le ha llevado hasta los dos segundos de ventaja. Con el aumento de la intensidad de la lluvia fue perdiendo terreno y ya le habían alcanzado Rossi y Dovizioso cuando el circuito se puso impracticable.

Valentino, por los suelos

Parón, nueva parrilla y catorce vueltas en la segunda carrera, en la que Dovizioso impuso su velocidad primero y después pudo mantenerse en pie. Su única amenaza era Valentino que, como en Malasia, se quedó sin nada cuando tenía cerca una posibilidad de victoria. Se cayó a falta de cuatro giros firmando su tercera temporada en blanco de su historia después de las dos de Ducati.

Dani se despide en pie

Pedrosa se despidió de MotoGP para siempre con un quinto puesto que también supone romper la mejor racha de la historia del motociclismo. Han sido diecisiete temporadas subiendo al podio al menos una vez, algo que no ha conseguido este curso. Su mejor resultado es un quinto, como el de ayer, pero se marcha como Leyenda de MotoGP y con un legado del que se siente orgulloso.