Polémica en Francia por el gesto antisemita de Anelka al celebrar un gol

El futbolista francés Nicolas Anelka celebró hoy sobre el terreno de juego uno de sus goles con una "quenelle", un gesto creado por el humorista Dieudonné y que el Gobierno de François Hollande quiere erradicar por considerarlo antisemita.

El exjugador de la selección nacional de Francia, asiduo a las provocaciones, celebró con ese gesto uno de sus dos goles con el West Bromwich Albion frente al West Ham en la Premier League inglesa y avivó el fuego de la polémica en torno a ese presunto ademán antisemita.

El gesto consiste en extender un brazo hacia el suelo y cruzar la mano contraria sobre el hombro, en lo que algunas asociaciones detectan una alusión al saludo nazi.

La ministra francesa de Deportes, Valérie Fourneyron, ha condenado en la red social Twitter la "provocación asquerosa"del jugador, de 34 años, que arrastra un historial de polémicas en Francia.

Con su celebración, Anelka tomó partido en el debate público después de que el Ministerio del Interior de Francia anunciara ayer que estudia prohibir los espectáculos del cómico Dieudonné, al considerar que conllevan "riesgos de desórdenes públicos"por su carácter racista.

La reacción de Interior se produjo después de que el humorista, condenado en el pasado por manifestaciones racistas, como la negación del Holocausto, delito en Francia, volviera a cargar contra algunos periodistas de origen judío en el espectáculo que representa en su teatro, situado en el sur de París.

Frente a las puertas de ese teatro se han dado hoy cita sus seguidores, muy numerosos en Francia, mientras que el cómico ha celebrado en Twitter el apoyo brindado por Anelka, un seguidor declarado.

El ministro del Interior reiteró hoy en una entrevista publicada en el diario Le Parisien que el Gobierno intentará prohibir los espectáculos de Dieudonné.

"No es tolerable. Cuando Quand Dieudonné insulta la memoria de las víctimas de la Shoah, es insostenible. Ya basta. Hay que romper esa mecánica del odio", declaró Manuel Valls.

Desde Inglaterra, mientras, el entrenador interino del West Brom, Keith Downing, se mostró sorprendido por todo el revuelo que se ha formado entorno a su jugador.

"No hay nada de lo que se ha dicho. Es una absoluta basura. Anelka está totalmente sorprendido por todo lo que se ha dicho, porque se lo ha dedicado (el gol) a un cómico francés al que conoce muy, muy bien", aseguró Downing tras el encuentro.