Deportes

Después del 14

Las posibles soluciones para la lesión de Rafa Nadal para que pueda seguir jugando al tenis

“No puedo seguir compitiendo con el pie dormido”, dice el 14 veces ganador de Roland Garros

Rafa Nadal celebra su victoria en Roland Garros
Rafa Nadal celebra su victoria en Roland GarrosAFP7 vía Europa PressAFP7 vía Europa Press

“Estoy jugando sin dolor, pero con cero sensaciones. Es como cuando te duermen el nervio en el dentista. No tengo sensibilidad para nada, y por eso he podido jugar. Tan simple como eso”, explicaba Rafa Nadal después de ganar su decimocuarto Roland Garros.

Antes de cada partido le anestesiaban los nervios sensitivos del pie lesionado. “Roland Garros es el torneo más importante de mi carrera. No sé si este será el último o cuántos me quedarán, pero el esfuerzo ha merecido la pena”, afirma Rafa.

Aunque no está dispuesto a repetir la experiencia. “Han sido dos grandes semanas, desde el principio he ido mejorando día a día. Con las circunstancias en las que estoy jugando no quiero y no puedo seguir. Voy a seguir tratando de buscar una solución y una mejora a lo que sucede”, dice.

Y esa solución ya sabe cuál es. “Vamos a hacer un tratamiento que consiste en una intervención en los dos nervios. Esto es algo que me ha ido bien y que ya me quitó el dolor en el pasado. Son inyecciones con radiofrecuencia pulsátil que me podrían ayudar a disminuir la sensación que tengo en el pie. Si me ayuda a tener una sensación parecida a la que tengo ahora jugando, no tan exagerado porque ahora tengo el pie totalmente dormido, pero, al menos desinhibir el nervio y quitar la sensación de dolor permanente que tengo. A ver si con este tratamiento podemos dejar el nervio medio dormido”, explica Rafa.

“Si funciona continuaré jugando, si no, será otra historia, me plantearé si estoy dispuesto a operarme”, añade. Pero la operación sería la última de las opciones porque el periodo de recuperación es largo y le obligaría a estar al menos seis meses parado. “Eso lo tendría que hablar conmigo mismo, con calma, porque sería una decisión de vida, de saber si compensa estar medio año parado, sin seguridad de nada. Tendría que entender mejor las cosas para tomar esa decisión que ahora no estoy preparado para tomar”, reconoce Rafa Nadal.

La vida es más importante que otro título. Mi carrera ha sido mi prioridad toda mi vida, pero no está por encima de mi felicidad. Si sigo siendo feliz, seguiré, si no, haré otra cosa”, asume. Un mensaje, que en contra de lo que puede parecer, está cargado de optimismo para el futuro.

Estaré en Wimbledon si mi cuerpo está preparado. No quiero faltar, es un torneo que me gusta, he tenido grandes sensaciones allí. Si me preguntas si lo voy a poder jugar, no lo sé, pero si me preguntas si lo quiero ganar, la respuesta es sí”, asegura.