Deportes

El doloroso, absurdo y cruel error de Davidovich que le costó el partido en Wimbledon tras cuatro horas de pelea

El español perdió ante Vesely en el super tie break del quinto (6-3, 5-7, 6-7 [2/7], 6-3 y 7-6 [10/7]) en segunda ronda

Alejandro Davidovich tuvo un adiós inesperado de Wimbledon
Alejandro Davidovich tuvo un adiós inesperado de Wimbledon FOTO: KIERAN GALVIN EFE

Hay muchas maneras de definir la forma en la que Alejandro Davidovich perdió el partido de segunda ronda de Wimbledon contra el checo Vesely. Una de ellas es, sin duda, “cruel”. También “absurda”, “dolorosa”... El tenista malagueño llevaba casi cuatro horas de pelea. Después de perder el primer set, remontó, se puso dos parciales a uno arriba, su rival le llevó al quinto y todo se decidió en el límite, límite: el super tie break. Ganaba Vesely 8-7 y después de un intercambio, Davidovich falló tirando una derecha a la red. Su oponente se ponía 9-7, dos pelotas de partido.

Había sido un error no forzado y cuando le pasaron la pelota al español para que sacara en el siguiente punto, le pudo el calentón del fallo anterior. De pura rabia, golpeó la bola con la raqueta fuera de la pista. Eso está sancionado: es abuso de pelota. Además, era la segunda advertencia, ya que en el mismo super tie break había cometido un abuso verbal. Y la segunda se sanciona con un punto perdido, por tanto Vesely no tuvo ni que seguir: se llevó el encuentro sin disputar ese último punto con el resultado de (6-3, 5-7, 6-7 [2/7], 6-3 y 7-6 [10/7]).

La equivocación fue tan importante, que Davidovich se quedó unos minutos sentado en la silla, mascando lo que acababa de suceder. Después, tampoco buscó excusas. “Las reglas están puestas. Si he cometido un error tengo que asumirlo. Ha tocado en la bola de partido como podía haber tocado en el 5-4. Da igual. No sabía que me iba a pitar un ‘point penalty’. Pensaba que eran diferentes conductas y me lo ha explicado luego”, aseguró el español. “Un poco de retraso mental es lo que he tenido. De estas cosas se aprende. Intentaré que no pasen en el futuro. Han sido tres horas y pico de batalla y terminar así no mola, pero al final estoy contento del rendimiento y con eso me voy a quedar, no con la última bola”, añadió.

Así se despidió Alejandro de un torneo en el que había dado la sorpresa en el estreno eliminando a Huber Hurkacz, el polaco que el año pasado llegó hasta semifinales tras eliminar a Roger Federer en el que hasta ahora ha sido el último partido del suizo. Además, con un 6-0 en el tercer set. En Wimbledon también se dio a conocer Davidovicch, al proclamarse campeón júnior en 2017.