Deportes

La llave para que Djokovic pueda jugar el US Open

Un cambio en la normativa de los Estados Unidos respecto a los no vacunados de covid da esperanzas al serbio de estar en Flushing Meadows

Novak Djokovic podría tener la autorización para entrar en Estados Unidos
Novak Djokovic podría tener la autorización para entrar en Estados Unidos FOTO: Armin Durgut AP

Parecía claro que Novak Djokovic no iba a poder disputar el US Open debido a su negativa a ponerse la vacuna del coronavirus. El serbio es un firme negacionista en este sentido y está dispuesto a perderse torneos importantes antes que romper sus convicciones y suministrarse una dosis del antídoto contra el covid19. Después de sus problemas con las autoridades australianas, que le impidieron no sólo jugar el Abierto de Australia sino que incluso acabaron expulsando del país al tenista, sí que pudo jugar Roland Garros y Wimbledon, que acabó ganando nuevamente.

La normativa de los Estaods Unidos hasta el día de hoy era clara y cerraba la puerta de Flusing Meadows a Novak. Las autoridades estadounidenses pedían certificación de vacunación contra el covid, y Djokovic no está vacunado, por lo que no podría entrar en el país. Ya le sucedió lo mismo en marzo con Indian Wells y Miami. Pero una pequeña puerta se ha abierto ahora con el cambio de normativa de Estados Unidos, que va a dejar de pedir la documentación y va a tratar de la misma manera a los vacunados y a los no vacunados a la hora de permitir la entrada a su territorio.

La opinión de los expertos va girando hacia que la capacidad de ser contagioso de los no vacunados es parecida a la de los vacunados y muchas de las reglas que afectaban a los que no se han puesto ninguna dosis se van relajando. Aquí es donde aparece una esperanza para Djokovic, que si esto es así y el torneo le da la luz verde, podría estar en las pistas azules de Nueva York en busca de un nuevo título de Grand Slam.

Ya ha dicho varias veces que quiere luchar con todo lo que tiene por ser el tenista con más títulos grandes y que sus energías están más centradas en esta pelea que incluso en la de recuperar el número uno del mundo. Nadal tiene ahora mismo 22 Grand Slams y uno menos acumula el serbio después de imponerse en Londres.

Rafa se ha recuperado de su rotura abdominal y después de perderse el Masters de Montreal sí que ha garantizado su presencia en Cincinnati, como preparación para Nueva York. Si no sufre ninguna recaída estará en Flusing Meadows en busca del título número 23. Djokovic parecía fuera, pero ahora se le abre una esperanza y quizá sí que esté allí para cambiar la mala racha que le acompaña últimamente en el último grande de la temporada.

Y es que el US Open se está convirtiendo en las últimas temporadas en una pesadilla para Djokovic. En 2020 fue expulsado por el famoso bolazo a una juez de línea y en 2021 desaprovechó la oportunidad de llegar al Grand Slam número 21 al caer contra Medvedev en una final en la que nunca “estuvo”.