España, cuatro capitanes en ocho años, una excepción en el 'universo Davis'

La RazónLa Razón

Carlos Moyà, presentado hoy en Madrid como capitán del equipo español de Copa Davis, es el cuarto seleccionador que se hace cargo del grupo desde el año 2005, un movimiento de banquillo que es poco habitual en el contexto de la principal competición tenística por países.

Con la excepción de Argentina, que también ha tenido cuatro capitanes desde 2002, los equipos que han dominado la competición en los últimos años y que forman la elite del Grupo Mundial siempre han apostado por la continuidad en la capitanía.

Moyà, que solo ha firmado por un año porque, según dijo hoy, es el modo de "seguir motivado"y porque "las cosas hay que ganárselas", sucederá a partir del 1 de enero en el cargo a Alex Corretja, quien no ha sido renovado y que ocupaba el puesto desde 2011.

A su vez, Corretja heredó la capitanía de Albert Costa, que fue seleccionador desde 2008 y que consiguió dos veces la Copa, en 2009 y 2011, año en el que renunció a seguir.

Antes de Costa el capitán había sido Emilio Sánchez Vicario, nombrado en 2005 por el anterior presidente de la Federación Española, Pedro Muñoz. Al final del mandato de éste, en 2008, en plena polémica entre los jugadores y el presidente, Sánchez Vicario se hizo a un lado y dejó la capitanía. Muñoz nombró entonces jefe del equipo a Costa, a quien le ratificó el nuevo presidente, José Luis Escañuela, quien aún hoy le mantiene como director deportivo de la Federación.

El propio Carlos Moyà, que cierra de momento la lista de capitanes españoles, ya parece tener un probable sucesor en Juan Carlos Ferrero, otro de los exjugadores que ha manifestado su ilusión por ocupar el cargo.

Este frecuente cambio de capitanes no ha hecho mella, sin embargo, en los resultados del equipo español, que se ha hecho con la 'Ensaladera' en 2000, 2004, 2008, 2009 y 2011 y ha sido finalista en 2003 y 2011.

El baile de seleccionadores en la última década solo tiene parangón, entre los equipos punteros de la Davis, en Argentina, capitaneada desde 2011 por Martín Jaite y que antes lo fue por Modesto Vázquez (2008-2011), Alberto Mancini (2004-2008) y Gustavo Luza (2002-2004).

Los dos equipos que este año disputarán la final, Serbia y República Checa -que defiende el título-, llevan con el mismo capitán desde 2007 y 2006, respectivamente: los serbios con Bogdan Obradovic, los checos con Jaroslav Navratil.

Canadá, semifinalista este año junto con Argentina, está a cargo de Martin Laurendeau desde hace aún más tiempo, 2004.

Pero el premio a la continuidad se lo lleva el equipo ruso, dirigido desde 1974, solo con una interrupción entre 1992 y 1996, por el todopoderoso Shamil Tarpischev, también capitán de Copa Federación, presidente de la Federación Rusa y miembro del COI. Dos Copas Davis, en 2002 y 2006, y otras tres finales avalan su trayectoria.

Italia, noveno equipo de ránking mundial de la Davis y que este año cayó en cuartos, está en manos de Corrado Barazzutti desde 2001, en otro ejemplo de larga continuidad en el cargo. El seleccionador se ocupa igualmente, como Tarpischev, de la capitanía de la Copa Federación.

Francia y Estados Unidos, otros dos 'clásicos' de la Davis, han cambiado en las últimas temporadas de entrenador, pero después de largos mandatos. Así, los franceses están liderados desde 2012 por Arnaud Clement, pero antes de él estuvo al frente del equipo Guy Forget durante 13 años, entre 1999 y 2012.

Algo similar sucede con los estadounidenses, que tuvieron como capitán a Patrick McEnroe entre 2000 y 2010. Desde entonces Jim Courier se sienta en el banquillo del equipo más laureado de la historia de la competición, con 32 títulos.