Tenis

Ferrer: «Los errores de Haas en los momentos clave me han ayudado»

David Ferrer, tercer favorito, remontó un set al alemán Tommy Haas (4-6, 6-2 y 6-3) y alcanzó por primera vez la final del torneo de Miami.

El español David Ferrer, que alcanzó por primera vez en su carrera la final del torneo de Miami, la quinta que disputará de un Masters 1.000, reconoció que los errores de su adversario, el alemán Tommy Haas, "en los momentos clave", le ayudaron a sacar adelante la semifinal.

"Ha sido un partido muy irregular. Cuando había logrado coger el ritmo en el segundo set, he empezado mal en el tercero, en los primeros juegos. Es verdad que Tommy (Haas) me ha ayudado al no aprovechar los momentos claves y eso me ha beneficiado, la verdad", reconoció el español a Teledeporte de TVE.

Ferrer disputará su quinta final de un Masters 1.000. Solo ha ganado una hasta el momento. En París el pasado año. El número cuatro del mundo asume que debe mejorar el domingo, en la final, para poder obtener el título.

"Intento estar bien de cabeza y luchar cada punto. Es verdad que no he estado y si en la final empiezo así, como hoy, se va a complicar mucho", indicó.

"Pero tengo que ser positivo y sobre todo sacar mejor. Lo mínimo es luchar cada bola", destacó David Ferrer, que no termina de encontrar la precisión en algunos golpes.

"Con el saque se me está cayendo la bola y con la derecha me está costando un poco más que de costumbre. Es algo causa del viento y tocarla bien es difícil. Pero he hecho buenos partidos, como ante el japonés Kei Nishikori. Me quedo con que puedo jugar a mejor nivel, como en ese partido. Si no juego a ese nivel, el domingo tengo poco que hacer", asumió.

Irregular en algunas fases

Ferrer, tercer favorito, remontó un set al alemán Tommy Haas (4-6, 6-2 y 6-3) y alcanzó por primera vez en su carrera la final del torneo de Miami, la quinta que logra en un Masters 1.000.

El español, irregular en algunas fases, aprovechó los altibajos del germano, al que había ganado en las dos ocasiones previas en las que se habían enfrentado pero con el que no jugaba desde 2008, en el torneo de Dubai.

Ferrer, que buscará su segundo Masters 1.000 tras el logrado en París el pasado año, tardó dos horas y cuatro minutos en cerrar el duelo. Ahora espera al ganador del choque entre el británico Andy Murray, segundo favorito, y el francés Richard Gasquet para pujar por el triunfo.

La situación se complicó para Ferrer en el arranque. Haas, en su mejor nivel, rompió el saque del español en el quinto juego y después en el séptimo, lo que le llevó a cerrar la manga por 6-4.

David Ferrer mejoró en el segundo set. Fue cuando Haas, de 34 años y por primera vez en las semifinales de Miami, empezó a flaquear. Impaciente, aumentó sus errores. El español ganó el parcial por 6-2.

El inicio de la tercera manga resultó clave. Los tres primeros juegos fueron roturas y salió vencedor Haas, que se situó con 3-1. Ferrer reaccionó y en el sexto juego igualó el partido (3-3). Haas dimitió definitivamente y el español obtuvo el triunfo de carrerilla.

David Ferrer jugará su quinta final en un Masters 1.000. Perdió la de Roma en 2010, con Rafael Nadal, ante el que también cayó en la de 2011 en Montecarlo, año que perdió la de Shangai frente a Andy Murray. Ganó, no obstante, la de París, el pasado curso, frente al polaco Jerzy Janowicz.