No habrá moratoria para la declaración del IRPF

La ministra de Hacienda descarta ampliar el plazo de presentación por el coronavirus y mantiene la fecha tope en el 30 de junio

No habrá prórroga ni aplazamiento para la presentación de la declaración de la renta este año. Así lo ha confirmado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que señaló que la Campaña de la Renta 2019 “se está comportando de una manera muy similar” a la de años anteriores, por lo que no existe la necesidad de ampliar el plazo, que se mantiene hasta el 30 de junio -una fecha que se adelanta al 25 de junio para declaraciones a ingresar con domiciliación-. La única diferencia que señaló la ministra respecto a otros años es que la presentación de declaraciones se está realizando mediante las vías no presenciales, ya que la atención en las oficinas se mantiene suspendida.

Precisamente esta semana las oficinas situadas en zonas que se encuentran en la fase 2 de desescalada han abierto sus puertas con cita previa y solo para algunos servicios, entre los que no se incluye el apoyo a las declaraciones. De momento, los únicos servicios que se ofrecen de forma presencial son el registro oficial, la acreditación para obtener la firma electrónica de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, el registro de apoderamientos, la casilla IRPF para obtención de referencia y Clave Pin, certificados tributarios, impuesto de matriculación, gestión censal, registro de operadores intracomunitarios, obtención de NIF provisional, servicios relacionados con las aduanas e impuestos especiales, el servicio de entrega de marcas fiscales, de presentación y entrega de avales, y la expedición de certificados, entre otros.

Para Campaña de la Renta 2019, que comenzó el pasado 1 de abril, se prevé la presentación de 21.030.000 declaraciones, un 1,6% más, de las cuales 14.565.000 serán a devolver, casi el 70% del total, y un 0,5% más, por importe de 10.686 millones de euros. Desde el 7 de mayo el servicio de presentación telefónica de la declaración -denominado 'Le llamamos’- se reforzó precisamente para suplir la asistencia presencial ante el cierre de oficina, que tendrían que haber iniciado la atención presencial el pasado 13 de mayo.