Coronavirus

Francia y Holanda también rescatan a Air France-KLM con 10.400 millones de euros

El Estado alemán salvará de la quiebra a Lutfthansa con 9.000 millones. El sector aéreo español, a la espera del plan anunciado por el Gobierno

FILE PHOTO: The coronavirus disease (COVID-19) outbreak in Amsterdam
Aviones de KLM aparcados en al aeropuerto de Schiphol (Amsterdam)Piroschka Van De WouwReuters

Mientras media Europa ha rescatado ya a sus principales aerolíneas, España sigue “ultimando” su plan de ayudas al sector, según aseguró ayer el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos. La última que ha sido socorrida ha sido KLM. El Gobierno holandés ha anunciado hoy un paquete de ayudas públicas de 3.400 millones de euros en concepto de préstamos estatales y garantías comerciales. Unos recursos que podrían ampliarse en el futuro. El ministro de Finanzas neerlandés, Wopke Hoekstra, ha asegurado que, dada la magnitud de la crisis, si esta ayuda no es suficiente, se ampliará en el futuro. Estos 3.400 millones se suman a los 7.000 millones de euros que, a través de un crédito garantizado por el Estado, ha aportado Francia para salvar de la quiebra a la compañía hermana de KLM, Air France.

El rescate de KLM llega tan sólo un día después de que la junta de accionistas de Lufthansa diera luz verde al paquete de ayudas de 9.000 millones de euros que el Estado alemán ha preparado para salvar a su otrora aerolínea de bandera. Una operación tras la que Berlín controlará el 20% de las acciones de la compañía.

Condiciones

Como en el caso de Air France o Lufthansa, Holanda ha impuesto también una serie de condiciones para liberar los fondos, algunas de ellas de tipo medioambiental. Así, KLM tendrá que reducir sus gastos en un 15%, así como renunciar a la entrega de bonos a sus directivos, reducir los salarios de los cargos más altos de la empresa, así como un 20% el de sus pilotos, dejar de pagar los dividendos a sus accionistas y hacer una “contribución activa” a la lucha por la sostenibilidad. Aunque no se ha citado en ningún momento la posibilidad de realizar ajustes en la plantilla de 30.000 trabajadores con la que cuenta la aerolínea como una de las condiciones para el rescate, Hoekstra ha reconocido que los recortes se antojan “inevitables”, según informa Reuters.

Además, el aeropuerto Schiphol de Ámsterdam tendrá que disminuir en un 20 % sus vuelos nocturnos para reducir las molestias a los residentes cercanos, lo que supondrá pasar de los actuales 32.000 vuelos por año a no más de 25.000, una rebaja significativa a la que KLM tendrá que contribuir sustancialmente al ser la compañía principal que se mueve en este aeródromo.

Alemania, Francia u Holanda no son los únicos países que han rescatado ya a sus principales aerolíneas. Italia también ha salvado de la quiebra a Alitalia y Noruega también ha insuflado fondos en Norwegian para evitar su desaparición.