Dos millones de españoles mayores de 65 años viven solos y dependen al 90% del dinero público

El 31% de las personas mayores de 80 años viven solas, según el análisis del Consejo General de Economistas

El reto del envejecimiento es una de las grandes reformas que deberán afrontar las economías más desarrolladas. Las crecientes necesidades de gasto y de inversión suponen una constante presión para las arcas públicas que hacen necesario comenzar a pensar en alternativas a esta situación. La OMS calcula que los españoles vivirán de forma sana un promedio de 73,8 años y el resto de años hasta los 83 (aproximadamente 10 años) lo hará de forma dependiente, aquejados de enfermedades graves o en una situación de invalidez que merma significativamente la calidad de vida.

España, al mismo tiempo, aborda una realidad cada vez más notable como es la soledad. En España viven 2 millones de personas solas en sus hogares mayores de 65 años, lo cual supone el 22,75% de las personas en dicha edad. En la franja de personas a partir de 80 años el número de las que viven solas es de casi 900.000 (31,03%), según el informe “El reto del envejecimiento desde una perspectiva integral”.

En función de los datos anteriores sobre los años que se viven de forma dependiente y el número de personas que viven solas, se puede colegir que es de suponer que un alto porcentaje de esas personas mayores de 80 años que viven en soledad se encuentren a su vez en situación de dependencia y con una pensión media de aproximadamente 1.100 euros.

La financiación per cápita de la dependencia en España está por debajo de la media de la UE-27, concretamente 184,63 euros per cápita menos. Un 90% de los programas de salud y dependencia están financiados con cargo a dinero público, frente a sólo un 10% con cargo al sector privado. El gasto per cápita en dependencia en España no llega a los 400 euros, según el documento.