España cierra el peor verano turístico de su historia: pierde 8 millones de viajeros y 9.000 millones de euros

El turismo internacional se desploma un 76% en agosto y el gasto se hunde un 79% en comparación con el mismo mes del año pasado

El envite del coronavirus ha sido demoledor para la industria turística nacional, que recordará el verano de 2020 como el peor de la historia reciente. Los malos augurios se han transformado en unos datos amargamente demoledores: España recibe 2,4 millones de turistas internacionales en agosto, un 75,9% menos que en el mismo mes de 2019, según refleja la última Encuesta de Movimientos Turísticos, Frontur, publicada esta mañana por el Instituto Nacional de Estadística, INE. Y eso se traduce en un batacazo de la recaudación procedente de este sector, ya que el gasto total de los viajeros internacionales que visitan España en agosto disminuye un 79,0% respecto al mismo mes de 2019.

Con estos datos sobre la mesa, el balance para el sector resulta dramático: sólo en el mes de agosto España pierde cerca de ocho millones de visitantes internacionales, ya que se queda muy lejos de los más de 10 millones de viajeros que recibió en el mismo mes del año pasado. Así, en el acumulado de 2020, la crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus hace que España se deje por el camino más de 43 millones de visitantes internacionales, ya que durante los primeros ocho meses del año apenas logra superar la cifra de 15 millones de turistas extranjeros, a años luz de los más de 58 millones de viajeros que ya nos visitaron hasta en ese mismo periodo el año pasado.

El hundimiento de la llegada de viajeros internacionales provoca el desplome de la recaudación. Así, en el acumulado de 2020 España pierde la friolera de más de 47.000 millones de euros, al pasar de un gasto acumulado de 64.000 millones a apenas 16.747 durante los ocho primeros meses del año.

Durante el mes de agosto, Francia es el principal país de residencia del que llegan los visitantes internacionales a nuestro país, con 863.665 turistas, lo que representa el 35,4% del total, a pesar de que supone un descenso del 57,2% respecto a agosto del año pasado. Por su parte, Alemania y Reino Unido son los siguientes países con más turistas que visitan España, pero muy lejos de las cifras habituales: Alemania aporta apenas 298.217 turistas (un 73,6% menos en tasa anual) y Reino Unido 256.528 (un 88,2% menos).

De esta manera, los principales países emisores en lo que va de año son Francia (con cerca de 2,9 millones de turistas y un descenso del 64,7% respecto a los ocho primeros meses de 2019), Reino Unido (con más de 2,6 millones y una bajada del 78,9%) y Alemania (con casi 2,1 millones de turistas, un 73,0% menos).

Los destinos más visitados

A pesar de las circunstancias provocadas por la pandemia de la Covid-19, los destinos favoritos de los visitantes internacionales se mantienen prácticamente iguales a años atrás. Así, Cataluña es el primer destino principal de los turistas en agosto, con el 18,8% del total. Le siguen Illes Balears (18,6%) y Comunitat Valenciana (17,6%). A Cataluña llegan 459.271 turistas, un 80,6% menos que en agosto del año pasado. Los principales países de residencia de los turistas de esta comunidad son Francia (con el 55,2% del total) y el agregado de resto de Europa (14,6%).

El número de turistas que visitan Illes Balears disminuye un 79,9% y se sitúa en 453.794. El 30,9% procede de Alemania y el 16,2% de Francia. La tercera comunidad de destino principal por número de turistas es Comunidad Valenciana, con 430.092 turistas y una disminución anual del 66,2%. Francia es el principal país de origen (con el 48% del total), seguido de Reino Unido (11,6%).

En el resto de comunidades el número de turistas desciende un 74,1% en Andalucía, un 76,9% en Canarias y un 88,8% en Comunidad de Madrid. En el acumulado de los ocho primeros meses de 2020 las comunidades que más turistas reciben son Cataluña (con más de 3,2 millones y un descenso del 76,5% respecto al mismo período de 2019), Canarias (con casi 3,2 millones y una bajada del 63,2%) y Andalucía (con cerca de 2,3 millones, un 72,6% menos).