Bruselas: sigue la casa de los líos

De que haya Marco Presupuestario 2021-27 dependerá la financiación de la futura PAC

En España estamos a vueltas con los 140.000 millones de euros que la Comisión Europea nos preasignó en el Plan de Recuperación y muchos siguen repitiendo como papagayos el «mantra» dictado por el Gobierno de que ese dinero llegará. Cuando eso no es así. El dinero no está seguro y nos lo tenemos que ganar presentando planes concretos en tiempo y forma, para que la Comisión Europea, vigilada por los Estados miembros, los apruebe. Ese es el primer paso, porque luego habrá que ejecutarlos, y su aplicación deberá recibir también el visto bueno de Bruselas. Hasta ese momento no tendremos la totalidad de los fondos. Con lo cual, el dinero llegará, o no llegará.

Dicho lo anterior, ahora hay que volver la vista a lo que pasa en Bruselas. Lo primero es que el Marco Presupuestario 2021-27 no está aprobado definitivamente. El jueves de la semana pasada el Parlamento Europeo se plantó y anunció que interrumpía las negociaciones con el Consejo porque este tiene una postura inmovilista que no permite avanzar. Parece lógico pensar que habrá acuerdo entre las dos instituciones, pero, de momento, no existe.

De que haya Marco Presupuestario 2021-27 dependerá la financiación de la futura PAC. Sobre esta última hay que decir que persisten las diferencias en el seno del Consejo Agrícola sobre varios puntos, entre los que destaca el carácter obligatorio, o no, de los eco-esquemas, instrumento clave de cara a los próximos años. Y estamos a una semana del plazo que se ha fijado la presidencia alemana para alcanzar un acuerdo político sobre la nueva PAC.

Pero, es que, además, durante la próxima semana el Pleno del Parlamento Europeo debería emitir su dictamen sobre este asunto y también hay importantes diferencias, especialmente porque las Comisiones de Agricultura y de Medio Ambiente están peleadas entre sí y tienen suspendidas sus relaciones, debido a que se disputan la competencia sobre algunos de los artículos de la propuesta de la Comisión Europea, dado su fuerte componente medioambiental.

En resumidas cuentas, que a una semana del plazo fijado por Alemania, no tenemos todavía Presupuesto, el Consejo está dividido y el Parlamento también. Bruselas: sigue la casa de los líos.