Actualidad

Los bancos endurecerán aún más las condiciones crediticias hasta final de año

El BCE advierte de que las exigencias se han endurecido en todas las categorías por el deterioro de las perspectivas económicas

Los créditos hipotecarios han sufrido menos
Los créditos hipotecarios han sufrido menosJesus G. FeriaLa Razón

Los bancos van a restringir aún más el crédito en el cuarto trimestre. Esta es una de las principales conclusiones de la ‘Encuesta sobre préstamos bancarios en España’, realizada por el Banco Central Europeo (BCE) y publicada hoy por el Banco de España, en la que se analiza la evolución reciente de las condiciones de financiación en el país y en la zona euro. Según este estudio, las entidades financieras endurecerán las condiciones para obtener préstamos durante el último trimestre de 2020 y serán más restrictivas, como consecuencia de la incertidumbre generada por la nueva ola del coronavirus, por las peores perspectivas económicas, la menor solvencia de los prestatarios y la menor tolerancia al riesgo de las entidades, en línea con la tendencia marcada en el tercer trimestre. Únicamente, mantendrán los niveles habituales los préstamos para vivienda habitual.

En España, las solicitudes de préstamos provenientes de las empresas y de los hogares para consumo y otros fines seguirán descendiendo, aunque moderadamente, mientras que en la zona euro se prevé un ligero aumento en estos mismos segmentos. Así, entre julio y septiembre los criterios de concesión se habrían endurecido, en ambas zonas, de forma generalizada como consecuencia fundamentalmente del aumento de los riesgos percibidos.

En el ámbito nacional, la caída de la demanda se dio tanto en empresas -después del fuerte aumento entre abril y junio por la necesidad de las compañías de financiar el parón de actividad derivado del estado de alarma para combatir la covid- como entre las familias para financiar consumo, aunque en este caso a un ritmo menor que en el trimestre anterior. Sólo el crédito para familias para compra de vivienda consiguió mantener los niveles del segundo trimestre. Las condiciones generales de las nuevas operaciones también se endurecieron en el tercer trimestre del año, por el aumento en la percepción de riesgos por parte de las entidades financieras, que ha llevado a una subida de los márgenes, un descenso de las cuantías concedidas y un incremento de las garantías requeridas.

Mientras que en los segmentos de crédito a los hogares esta contracción de la oferta supone una continuidad de la tendencia mostrada en el trimestre anterior, en el segmento de financiación a las empresas este endurecimiento (que fue más intenso en las pymes que en las grandes empresas) se produce tras la relajación registrada en España entre abril y junio, y tras el leve endurecimiento en la UEM, cambios que estuvieron influidos por las distintas medidas adoptadas por los Gobiernos y el BCE para favorecer el flujo de crédito al sector corporativo, en un contexto de fuerte crecimiento de las necesidades de liquidez. En cuanto a las condiciones aplicadas a los nuevos créditos, en España se habrían endurecido en los préstamos a las empresas y a los hogares para consumo y otros fines, manteniéndose sin cambios significativos en los concedidos a las familias para adquisición de vivienda.

La demanda de fondos para adquisición de vivienda habría repuntado al alza ligeramente entre julio y septiembre de 2020, debido en parte a la normalización del mercado tras el estado de alarma, a los bajos tipos de interés y a la evolución de los precios. En consumo, las condiciones para dar créditos por parte de los bancos se habrían endurecido durante el tercer trimestre de 2020, continuando la tendencia que se viene registrando desde finales de 2018. La demanda también se redujo, aunque de forma ligera tras el abrupto descenso del periodo anterior.

Tanto las entidades españolas como las del conjunto de la eurozona declararon en la encuesta que en el tercer trimestre de 2020 percibieron una mejoría en las condiciones de acceso a los mercados minoristas. En los mercados mayoristas se registró un cierto deterioro en los de valores de renta fija a corto plazo y en la capacidad para transferir riesgo fuera de balance, una ligera mejoría en los mercados monetarios y en los de valores con vencimiento más largo, y estabilidad en el mercado de titulización. Las entidades financieras consideran que las medidas de política monetaria habrían seguido contribuyendo, en general, a una expansión de la oferta de crédito.

En este sentido, el BCE ha advertido de este endurecimiento de las condiciones de los créditos. La entidad monetaria, que realizó la encuesta entre el 21 de septiembre y el 6 de octubre a 143 bancos de la zona del euro, precisa que los estándares de crédito, que son las guías internas de los bancos o los criterios para aprobar préstamos, se han endurecido en todas las categorías por el deterioro de las perspectivas económicas. Además, ha aumentado el riesgo de impago de los solicitantes de préstamos y los bancos tienen menos tolerancia al riesgo. Un 19 % de los bancos encuestados dijo haber endurecido las condiciones de los préstamos o líneas de crédito a las empresas en el tercer trimestre, tras haberlos mantenido en el segundo gracias a las garantías y avales de los gobiernos. Asimismo, un 20 % de los bancos encuestados endureció los estándares de los créditos hipotecarios y un 9 % los de los créditos de consumo y otros préstamos a los hogares. Para el cuarto trimestre los bancos esperan que las condiciones de los créditos a las empresas sean más severas, debido “a la preocupación por la recuperación económica porque algunos sectores son vulnerables” y por la incertidumbre sobre el tiempo que se van a prolongar las medidas de apoyo fiscal. También prevén que van endurecer las condiciones de los créditos hipotecarios en el cuarto trimestre.