Asufin denuncia al Supremo ante Europa por vulnerar la protección del consumidor en cláusulas abusivas

Considera que actúa contra las directivas del TJUE, pide que se abra un procedimiento de infracción y regular el principio de transparencia

Sevilla.- Tribunales.- El TS rechaza un recurso de la Junta contra una condena a pagar a la Mancomunidad del Aljarafe
Fachada de la sede del Tribunal Supremo EUROPA PRESS

Asufin ha puesto en tela de juicio la correcta protección del consumidor frente a las cláusulas abusivas por parte del Tribunal Supremo. La asociación de usuarios financieros creada en 2009 y que cuenta con más de 16.000 socios ha denunciado ante la Comisión Europea al Reino de España y, en concreto, al Tribunal Supremo por la supuesta “reiterada y sistemática vulneración de la Directiva europea 93/13/CEE que protege a los consumidores frente a las cláusulas abusivas en los contratos”.

La “inseguridad jurídica” y la “abusividad bancaria” han empujado a la asociación a iniciar este litigio contra el más alto tribunal español, ha explicado Patricia Suárez, presidenta de Asufin. “Asistimos atónitos al retorcimiento que hace el Tribunal Supremo de la jurisprudencia del TJUE”, añade. Con el objetivo de poner fin a este día de la marmota de constante desprotección, Asufin solicita a las instituciones de la Unión Europea que realicen “las oportunas averiguaciones y abran el procedimiento de infracción correspondiente a fin de garantizar que en España se aplique de forma correcta el Derecho de la Unión Europea y en concreto, el principio de transparencia en la contratación con los consumidores”, ha señalado en un comunicado.

Regular la transparencia y eliminar el IRPH

En concreto, pide “condenar al Reino de España a regular el principio de transparencia, su contenido y alcance en la contratación, en especial con consumidores”, siguiendo así las exigencias de la directiva europea. A suprimir de manera definitiva el índice de referencia IRPH, tanto de cajas como de entidades, dejando estos préstamos sin interés conforme admite el sistema legal español y a eliminar asimismo los obstáculos y limitaciones existen en materia de acciones colectivas. En noviembre de 2020, también fue admitida ante la Comisión Europea una denuncia del bufete Arriaga Asociados contra el Estado español por incumplir la normativa en defensa de los consumidores, en ese caso centrada solo en el IRPH.

La denuncia puede conllevar que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) obligue a la revisión de toda la doctrina del Supremo, advierte Asufin. La asociación denuncia que “el Tribunal Supremo español ha venido menoscabando el principio de transparencia y con ello los derechos de los consumidores españoles, en especial los usuarios de servicios financieros”. Por ello, justifica en su denuncia que el Supremo “no ha sido capaz de resolver los asuntos con un criterio que ofreciera seguridad jurídica”.

Los perjuicios hacia el consumidor

La comercialización de productos con cláusulas poco transparentes se suma a esta inseguridad jurídica, provocando que los jueces nacionales se hayan visto obligados a plantear hasta 88 cuestiones prejudiciales en materia de protección del consumidor entre 2010 y 2019. Cuestiones que han llevado a corregir muchas veces el criterio del Tribunal Supremo lo que ha provocado que muchos consumidores con sentencia desestimatoria perdieran la oportunidad de recuperar su dinero por una interpretación incorrecta de las directivas europeas.

En opinión de Asufin, el Supremo “no ha acogido pacíficamente la doctrina del TJUE”, y aporta datos sobre algunas de las decisiones “más lesivas” como la retroactividad de la cláusula suelo, el vencimiento anticipado, el IRPH y la falta de legitimación de las asociaciones de consumidores para defender a clientes con inversiones de elevada cuantía.

La demanda aporta datos objetivos de las decisiones más lesivas: la retroactividad de la cláusula suelo, las costas procesales, la contratación entre profesionales, el vencimiento anticipado, el IRPH y la falta de legitimación de las asociaciones de consumidores para defender a clientes con inversiones de elevada cuantía, carácter especulativo o múltiples contrataciones, entre otras.