La mitad de las horas extra de 2020 no se pagaron

Los asalariados pierden 2.500 millones de euros y la Seguridad Social otros 750 por este fraude. La pandemia aumenta un 6% las horas extra y se ceba con las mujeres sobre todo en educación, sanidad y hogares

El año pasado se realizaron en España 320 millones de horas extra
El año pasado se realizaron en España 320 millones de horas extra

La pandemia del coronavirus ha supuesto la pérdida de millones de puestos de trabajo, per también ha desembocado en una carga de trabajo extraordinaria para otros muchos, y que no siempre ha ido aparejada a un incremento de la remuneración de esos trabajadores. Jornadas maratonianas, ya sean presenciales o en teletrabajo, han sido la tónica de este último año para los que sí han podido conservar su puesto de trabajo. Un hecho que ni siquiera la obligatoriedad del registro horario de la jornada laboral ha podido evitar. Así lo constata un reciente informe del sindicato UGT, en el que señala que el año pasado se realizaron en España 320 millones de horas extra, un 6,3% más que en 2019. Además, casi la mitad no se pagaron y estas horas no pagadas se incrementaron en un 12,3%.

Según los cálculos del informe, este «fraude» laboral ha hecho que los asalariados hayan dejado de percibir en 2020 2.500 millones de euros y que la Seguridad Social haya dejado de recaudar hasta 750 millones de euros, aproximadamente, un 1,6% del déficit del organismo en ese año. Además, considera que podrían haberse creado algo más de 180.000 empleos a jornada completa si no se hubieran realizado horas extra y en su lugar las empresas hubiesen contratado a nuevos trabajadores para cubrirlas.

En cualquier caso, estas horas extra no atañen a todos los empleados por igual, pues en promedio afectaron a 731.000 asalariados, lo que representa sólo un 4,5% del total. Por sectores, los que registran mayor incremento de horas extra son las actividades sanitarias (+81%), la educación (+129%) y las actividades de los hogares (+133%). En el caso de la educación, presenta el registro más negativo: el 21,2% de las horas extras no remuneradas han tenido lugar en este sector. Además, un 93% de las horas extras realizadas en educación no fueron remuneradas. Por ocupaciones, destaca el aumento en las ocupaciones militares, los técnicos profesionales científicos e intelectuales y los empleos contables, administrativos y otros empleados de oficina.

Aunque los hombres hicieron más horas extra semanales que las mujeres en 2020 (el 58% del total de horas extra las hicieron hombres y el 42% mujeres), descienden un 7,5% en el caso de los hombres (el nivel más bajo en los últimos 6 años) y aumentan un 34,1% las de las mujeres. La cifra se dispara hasta el 42% si se tiene en cuenta las horas extra no pagadas trabajadas por mujeres.

Según UGT «todo esto se explica por el aumento desproporcionado de las horas extra en actividades altamente feminizadas como la educación, las actividades sanitarias y de servicios sociales o las actividades de los hogares, y porque las mujeres acaparan tres cuartas partes del empleo a tiempo parcial». Para el sindicato liderado por Pepe Álvarez, «las horas extra se utilizan como instrumento discrecional de la jornada, amparándose en la elevada precariedad laboral y en los bajos salarios existentes».