Bruselas plantea serias dudas sobre la compra de Air Europa por Iberia y abre una investigación en profundidad

La Comisión Europea sospecha que la operación puede reducir la competencia en 70 rutas

Iberia and Air Europa airplanes are parked at a tarmack at Adolfo Suarez Barajas airport amid the coronavirus disease (COVID-19) pandemic in Madrid.
Iberia and Air Europa airplanes are parked at a tarmack at Adolfo Suarez Barajas airport amid the coronavirus disease (COVID-19) pandemic in Madrid.SUSANA VERAREUTERS

La compra de Air Europa por Iberia se ha topado con la Comisión Europea. El Ejecutivo comunitario ha decidido tomar cartas en el asunto y va a estudiar en profundidad una operación que, de entrada, le plantea serias dudas. A Bruselas le preocupa que la operación pueda reducir la competencia en las rutas aéreas nacionales españolas y en las internacionales con origen y destino en España para pasajeros. “Examinaremos cuidadosamente si la operación propuesta afectaría negativamente a la competencia en las rutas nacionales, de corta distancia y de larga distancia con origen y destino en España, lo que podría dar lugar a precios más elevados y a una menor calidad para los viajeros”, ha asegurado en un comunicado la vicepresidenta ejecutiva responsable de la política de Competencia de la UE, Margrethe Vestager. En concreto, a la Comisión le preocupa que la concentración de ambas aerolíneas reduzca la oferta en setenta pares de ciudades de origen y destino dentro de España y hacia o desde este país, entre las que ambas compañías aéreas ofrecen servicios directos.

Los servicios de Competencia comunitarios sospechan también que la compra podría afectar a aquellas rutas en las que otras compañías aéreas rivales dependen de la red nacional y de corta distancia de Air Europa para sus propias operaciones en el aeropuerto de Madrid y en otros de la UE. “Sin los vuelos de enlace de Air Europa, varias compañías aéreas podrían decidir suspender sus servicios a destinos internacionales también explotados por IAG, con lo que se reducirían las posibilidades de elección de los viajeros”, asegura la Comisión Europea.

De la misma forma, la Comisión Europea ha constatado que la competencia de otras aerolíneas “probablemente no ejercería una presión suficiente sobre la entidad fusionada en las rutas en las que tendría elevadas cuotas de mercado”. También “parece insuficiente” la competencia que ejercerían otras compañías aéreas europeas de servicio regular o compañías aéreas latinoamericanas. La investigación preliminar de la Comisión ha revelado que IAG y Air Europa compiten directamente por los servicios de transporte aéreo de pasajeros en España, en particular en varias rutas entre Madrid y los EE UU y América Latina, así como en varias rutas nacionales y de corta distancia, incluidos vuelos de enlace que llevan a Madrid a los pasajeros para que puedan seguir viajando hacia los Estados Unidos y América Latina.

Acuerdos de cesión de rutas

Iberia ya era consciente de que al adquirir Air Europa iban a surgir problemas de competencia en determinadas rutas en las que ambas compañías compiten ahora. Por este motivo, la compañía del Grupo IAG ha firmado recientemente un acuerdo con la aerolínea World2Fly, del grupo Iberostar, para cederle activos en el negocio de vuelos de largo recorrido en el caso de que sea necesario para evitar posiciones de dominio a raíz de la compra de Air Europa. Una “solución de arreglo previo” (fix it first), como se conoce en el argot, que también había alcanzado meses atrás con Volotea en algunas rutas de corta y media distancia con la que pretendía precisamente adelantarse a estas posibles complicaciones. Sin embargo, según asegura la Comisión Europea, ambos “memorandos de entendimiento” firmados tanto como World2Fly como con Volotea no han sido presentados durante la investigación.

Tras la apertura de la investigación por parte de las autoridades comunitarias, los plazos para cerrar la operación se van a dilatar como mínimo hasta finales de año. La compra fue notificada el pasado 25 de mayo a Bruselas y sus servicios de Competencia disponen ahora de un plazo de 90 días hábiles, hasta el 5 de noviembre de 2021, para tomar una decisión. El Ejecutivo comunitario ha aclarado que la apertura de la investigación “no prejuzga el resultado final de la misma”.

La compra de Air Europa por Iberia se cerró a principios de año en 500 millones de euros. A finales de 2019, ambas compañías llegaron a un acuerdo para concretar la transacción en 1.000 millones de euros. Pero la irrupción de la pandemia del coronavirus llevó a IAG a renegociar a la aerolínea del Grupo Globalia los términos del acuerdo ante la caída de su valor.