Guías

Guía práctica: cómo evitar estafas al alquilar un apartamento turístico para estas vacaciones

La vivienda está en peores condiciones de las anunciadas o no existe. Estas son algunas de las sorpresas desagradables que se pueden evitar haciendo 10 sencillas comprobaciones

Turistas con maletas en el centro de Madrid
Turistas con maletas en el centro de MadridCristina BejaranoLa Razón

Una ubicación estratégica, atención 24 horas, seguridad y habitaciones limpias como el primer día. Las ventajas de pasar las vacaciones en un hotel son innegables. Sin embargo, para los que prefieren que nadie se entrometa en sus días de descanso y tener algo más de espacio, un alquiler turístico es la mejor alternativa. Este tipo de alojamientos son también una opción muy atractiva para los viajeros que cuentan con un presupuesto ajustado. Por ejemplo, con una cocina a su disposición, pueden recortar el gasto en restaurantes. Así como para las familias con hijos, ya que les permite contar con todas las comodidades de un hogar, como una lavadora para lidiar con las machas de helados.

A la hora de elegir la que será su vivienda durante unos días, deberá estar atento para evitar algunas de las estafas más comunes, como que el piso esté en peor estado que en las imágenes, que no cumpla las condiciones anunciadas (más lejos de la ubicación descrita) o que ni siquiera exista o esté ya ocupado. La publicación En Naranja de ING ofrece 10 consejos para esquivar estas sorpresas desagradables al reservar su apartamento turístico este verano.

1. Las gangas no son de fiar

Aunque es posible encontrar ofertas de escándalo, sobre todo ahora que el turismo todavía está intentado recuperarse, los precios excesivamente bajos son una alarma de posible fraude. La manera más sencilla de comprobar si el precio es factible es compararlo con el de otros apartamentos de la misma zona y tipología. “Si es excesivamente bajo, desconfíe. Lo más probable es que presente algún tipo de desperfecto oculto, no se corresponda con lo anunciado o, directamente, no exista”, advierte En Naranja.

2. Comprobar su ubicación y estado con Google

Google Street y la búsqueda por imágenes de Google será su mejor aliado para comprobar si las imágenes del exterior de la vivienda coinciden con la ubicación indicada en el anuncio y para verificar si las fotografías son originales o las han copiado de los anuncios de otros apartamentos.

3. Verificar la identidad del arrendador

Si el anuncio lo publica un particular, puede comprobar que la vivienda es propiedad del arrendador pidiendo una nota simple a través del Registro de la Propiedad. Aunque si hace la reserva a través de un portal de alquiler turístico, bastará con comprobar que se trata de la plataforma oficial y no de una página falsa creada por estafadores.

4. Pedir un contacto por si surgen problemas

Siempre es conveniente pedir un teléfono de contacto y un email por si surge cualquier tipo de imprevisto o problema al llegar o durante la estancia en el apartamento. “Una señal de que se trata de un fraude es que al llamar por teléfono siempre está apagado o no respondan”, advierte En Naranja.

5. Ante todo, firmar un contrato

Firmar un contrato es la principal garantía y protección, ya que en él quedarán reflejadas las cantidades que se han pagado por el alojamiento, las condiciones, el estado en el que se debe encontrar la vivienda, e incluso los muebles y menaje que debe tener.

6. Pedir justificante de la señal

A la hora de reservar un apartamento turístico se suele dar una señal previa, que ronda en torno al 20% o 30% del coste total de la estancia. Tanto el precio total como el importe de la señal deben estar reflejados y tener un justificante del pago, para evitar a estafadores que se esfuman con el dinero de la reserva.

7. Condiciones de cancelación

De nuevo, si la reserva se hace por una plataforma online las condiciones de cancelación siempre vienen reflejadas en la oferta. Sin embargo, En Naranja avisa de que “en un contrato con un particular pueden pasarse por alto, y es importante que queden reflejadas”.

8. Usar métodos de pago seguros

Por un lado, si se firma un contrato directamente con un particular hay dos errores que debe evitar: nunca abone la totalidad del alquiler con antelación y no envíe dinero a una dirección. Lo mejor es hacer una transferencia para dejar constancia de la operación. En el caso de alquilar a un particular a través de una plataforma, es fundamental pagar solo a través de la página oficial. Además, al reservar mediante una plataforma online, En Naranja recomienda utilizar medios de pago seguros como las tarjetas de crédito, al contar con medidas antifraude, la posibilidad de posponer el pago e incluso de incluir un seguro de viaje.

9. Revisar la vivienda e informar de los desperfectos

Lo primero que debe hacer al entrar en el apartamento es hacer una revisión general del estado de los muebles, electrodomésticos y vivienda en general, para comprobar si coincide con el reflejado en el contrato. Informar de los desperfectos que no estuviesen especificados es fundamental para evitar posibles futuras reclamaciones.

10. Guardar documentos y pruebas

Conserve cualquier documento que acredite su estancia y las condiciones en las que se produjo. “Facturas, correos, folletos publicitarios, mensajes en el teléfono o fotografías pueden servir de prueba en caso de que se produzca una reclamación”, explica la publicación de ING.