Fin del estado de alarma: consejos para organizar tus vacaciones sin riesgo ante posibles nuevas restricciones

El 9 de mayo termina el estado de alarma y con él los toques de queda y cierres perimetrales de buena parte de las comunidades, aunque cada región podrá imponer medidas restrictivas sustitutorias

Una mujer prepara su maleta de viaje
Una mujer prepara su maleta de viajeInstagram@carmen_calianno

El fin del estado de alarma, la relajación de las restricciones y el avance del proceso de vacunación están creando el escenario propicio para el repunte del turismo. A finales de marzo, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, instó a los españoles a que comenzaran a planificar sus vacaciones de verano con total seguridad, a la vez que anunció que los viajes del Imserso se reanudarán en septiembre. Sin embargo, todo ello se puede tornar en espejismo ante la incertidumbre de la pandemia. Nuevos repuntes de los contagios o un retraso en la vacunación pueden dar lugar a nuevas medidas inesperadas que dejen a los viajeros sin sus ansiadas vacaciones y batallando para obtener el reembolso de las reservas.

Los toques de queda y los cierres perimetrales van a decaer en buena parte de las comunidades con el fin del estado de alarma, este próximo 9 de mayo, aunque otras regiones ya están preparando nuevas medidas restrictivas para suplir el estado de alarma. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recuerda que la mejor alternativa para evitar sustos al hacer una reserva vacacional en pandemia es ser precavido. Miles de usuarios aún siguen sin poder recuperar su dinero de cancelaciones previas con motivo de la pandemia. Si no quiere engrosar estas listas, OCU recomienda tener en cuenta estos tres consejos:

1. Si elige como alojamiento una vivienda de alquiler vacacional, dé prioridad a aquellas que admitan la opción de flexibilidad para cancelar o la de cancelación gratuita (idealmente, hasta una semana antes de la entrada).

2. No lo confié todo al seguro de cancelación. “Estos seguros ofrecen escasas garantías adicionales, ya que si la cancelación fuera por fuerza mayor, el consumidor tendría legalmente reconocido el derecho a la devolución automática del importe (así se indica en el artículo 36 del Real Decreto 11/2020) sin necesidad de este seguro”, explica OCU. Tenerlo genera una falsa sensación de seguridad en el usuario, aunque en la mayoría de las ocasiones se trata de un gasto superfluo.

3. Guarde todos la documentación relativa a la reserva. Publicidad, información precontractual y contractual, tickets y cualquier otro documento en el que quede reflejado el derecho a cancelar, las condiciones y las garantías para poder recuperar el dinero, y los canales y plazos para hacerlo. Estos documentos serán especialmente útiles si, por desgracia, tiene que seguir su caso en los tribunales.

Sus derechos en caso de cancelación por fuerza mayor

Lo que también deben tener claro todos los usuarios es que tienen derecho al reembolso automático de las cantidades pagadas en caso de cancelación por fuerza mayor, como por ejemplo, un nuevo estado de alarma o restricciones de movilidad impuestas por las comunidades autónomas. Además, el ofrecimiento de vales canjeables por parte de hoteles y aerolíneas a sus clientes no sustituye el derecho a recibir la devolución, ya que un bono solo será válido si el cliente lo aceptó libremente tras ofrecerle, al mismo tiempo, la posibilidad de recuperar su dinero.

Las aerolíneas también puede ofrecer una alternativa de vuelo, “pero si en el transcurso de 60 días desde la cancelación del vuelo no llegan a un acuerdo entre las partes sobre la alternativa ofrecida, se reembolsarán al viajero los importes abonados en la misma forma en que se realizó el pago (en un plazo máximo de 14 días)”, informa un moderador de OCU a pasajeros afectados.

En el caso de haber optado por un viaje combinado, es decir, un paquete turístico con dos o más servicios contratados, el viajero tiene derecho a: resolver el contrato antes del inicio sin pagar ninguna penalización y recibir reembolso completo de cualquier pago realizado. Los clientes afectados podrán optar a un reembolso (en un plazo de 14 días) y el bono canjeable solo tendrá carácter voluntario.

No obstante, la normativa previa al 9 de junio de 2020 no obligaba a los minoristas a efectuar el reembolso cuando ellos mismos no hubieran recibido a su vez dicho importe de los proveedores de los servicios, por lo que miles de usuarios afectados no tuvieron otra alternativa que aceptar vales canjeables. Los que aún no hayan conseguido su reembolso deben recordar que, según esa normativa, si transcurre el periodo de validez del bono (un año) sin haber sido utilizado, el consumidor puede solicitar el reembolso completo del pago realizado.