Olga Sánchez: «Hay mucho talento español que se tiene que ir fuera por falta de inversión en ciencia»

«El mercado asegurador está creciendo, pero van a tener que pasar dos años más para alcanzar los niveles de 2019», asegura la consejera delegada de AXA en España y presidenta de la Fundación AXA

Olga Sánchez, consejera delegada de AXA en España
Olga Sánchez, consejera delegada de AXA en EspañaLa RazonLa Razón

La pandemia ha cambiado la vida de muchas personas, procesos en los trabajos y prioridades. Todo ello tiene su reflejo en el mercado de los seguros. La consejera delegada de AXA en España y presidenta de la Fundación AXA, Olga Sánchez, hace balance de todas estas transformaciones.

–¿Qué supone para AXA la unión con el Grupo Planeta para la celebración del Premio Fernando Lara de Novela?

–Una vez más ratificamos el apoyo a la cultura, que es uno de los ejes fundamentales de la Fundación AXA. Llevamos más de una década dando apoyo al Premio Fernando Lara de Novela y consideramos que más que nunca tenemos que seguir dando ese respaldo. Si algo nos ha enseñado la pandemia es que la cultura alimenta el alma y los libros nos han permitido durante el confinamiento evadirnos de una realidad muy dura para todos.

–La promoción de la cultura en estos tiempos es algo muy necesario. Este respaldo no solo les corresponde a las administraciones, sino también a las empresas.

–La Fundación AXA es pionera porque no solo damos apoyo a este premio, sino que fuimos el primer espónsor privado del Museo del Prado. La cultura necesita apoyo y todo el que le demos será bienvenido.

–Llevamos un año y medio de pandemia. ¿Cómo está afectando al negocio asegurador?

–Distinguiría dos fases. Una primera en la que se consideró que los seguros eran actividad esencial. Teníamos una preocupación sustancial porque a nuestros empleados también los teníamos que proteger. Teníamos que dar continuidad de negocio para que los clientes sintieran que podíamos prestar el servicio. Hemos tenido que reorganizar nuestra forma de trabajar. Como había miedo de que el proveedor entrara en una casa, digitalizamos los procesos. Pusimos en marcha la videoperitación. Eso evitaba que tuviera que entrar una persona en la vivienda. Ha sido un impacto positivo desde el punto de vista de acelerar la digitalización, en la que ya veníamos trabajando.

–Acabamos de pasar el ecuador del año y es pronto para hacer balance. ¿Se están firmando más pólizas respecto al anterior?

–El mercado está creciendo, pero van a tener que pasar dos años más para alcanzar los niveles de 2019. En seguros, el año pasado caímos un 8 por ciento. Este año estamos creciendo un 5,5, que es un dato de finales de junio. Se está dinamizando el mercado, pero con muchas dificultades. El primer trimestre del año, la caída de vehículos nuevos fue de un 40 por ciento. El año pasado fue del 35. El mercado de vida se está moviendo bastante. Llevaba bajando desde 2017. Este es el primer año que crece y lo hace porque el año pasado, cuando estuvimos confinados, el miedo y la incertidumbre de no saber qué va a pasar derivó en un ahorro en los hogares. Ese ahorro se está invirtiendo y eso es lo que está dinamizando el mercado. Uno de los grupos que más crece en el mercado de vida es AXA, concretamente un 25 por ciento.

–¿Ha crecido la demanda en seguros específicos?

–Junto a los productos de vida, también crece sustancialmente hogar, por encima de un 4 por ciento. Filomena fue un fenómeno positivo para el negocio asegurador. Era fundamental tener un seguro de automóvil. Aunque no muevas el coche de la calle, es un riesgo. El seguro va más allá de la movilidad del vehículo. También ha crecido mucho salud. La sociedad está siendo más consciente de necesitar un seguro de salud.

–La Covid-19 ha generado una crisis económica y social. ¿Ve un horizonte esperanzador?

–El Producto Interior Bruto (PIB) español tiene comportamientos muy polarizados. En los momentos de crisis, comparados con la Unión Europea, sufrimos mucho más. El año pasado el PIB cayó un 11 por ciento, pero la media europea no llegó a un 7. Sin embargo, cuando salimos de la crisis, el repunte está siempre por encima de la media de la UE. Sufrimos mucho en lo malo pero tenemos una capacidad de reacción y recuperación impresionante. Hay mucho emprendedor, personas que quieren tirar hacia adelante.

–Muchas empresas hablan de responsabilidad social corporativa, un concepto que no se traduce en acciones concretas. ¿Qué programas y medidas tangibles desarrolla AXA?

–Este verano, en las playas, se han creado espacios de acceso para personas con discapacidad. No solo acceso, en colaboración con Cruz Roja, sino que han participado fisioterapeutas y masajistas. A través de un QR las personas que iban a la playa eran informadas de la necesidad de cuidarla. Está muy bien limpiar, pero hay que concienciar. Otra acción es que nuestra sede es cien por cien sostenible. Hemos reducido el consumo de agua, de papel y también las emisiones de CO2. Los coches de los directivos son híbridos. Junto a ello, tenemos fondos que invierten en entidades que se ha demostrado que son sostenibles.

–Una de estas acciones es la campaña de «Constantes y vitales» para reclamar una subida de la inversión en ciencia del 2%. ¿Cuántas firmas se han recogido y por qué es necesaria la iniciativa en este momento?

–Hemos recabado casi un millón de firmas. La pandemia ha puesto de manifiesto la importancia de invertir en ciencia e investigación. Antes, para sacar una vacuna se tardaba casi 15 años. Es impresionante porque en pocos meses se han puesto en circulación varias contra la Covid-19. Ha sido posible gracias a los países que han invertido en eso. Inversión en ciencia y prevención van de la mano. Si inviertes en ciencia, tendrás capacidad de reacción sobre lo que está ocurriendo. Era una cuestión de necesidad social. España es el país europeo que menos invierte en ciencia. Lamentablemente, hay mucho talento español que se tiene que ir fuera por falta de inversión en ciencia.