La cláusula del contrato de Amazon ante un apocalipsis zombi

La empresa estadounidense permite hacer uso de Lumberyard para frenar una posible amenaza de muertos vivientes

Los zombies toman Nueva York en la ficción
Los zombies toman Nueva York en la ficción

Una pandemia genéticamente modificada puede suponer una amenaza para la supervivencia de nuestra especie, o al menos así lo muestran series ficticias como “The Walking Dead” o incluso películas protagonizadas por Brad Pitt como “Guerra Mundial Z”.

Pero, ¿existe la posibilidad de que se produzca un apocalipsis zombi en la actualidad? Desde la compañía estadounidense Amazon, parece ser que opinan que la realidad puede superar a la ficción, o al menos así lo muestra en la cláusula 42.10 del contrato de los términos de uso Amazon Web Services (AWS).

Amazon anunció hace unos años el lanzamiento de Lumberyard, su motor gráfico para desarrollar videojuegos, el cuál permite a los usuarios crear o alojar sus juegos en Amazon Web Services (AWS). La compañía explica que Lumberyard no puede ser utilizado en sistemas críticos para la vida o la seguridad como “equipos médicos, sistemas de transporte automatizado o vehículos autónomos”. Del mismo modo, se prohíbe que su motor de videojuegos se utilice en el “control de aeronaves o de tráfico aéreo, instalaciones nucleares, naves espaciales tripuladas o de uso militar”.

No obstante, los términos legales de la filial de servicios de Amazon, fueron renovados en diciembre e incluyeron una excepción, la citada cláusula 42.10. En esta, se autoriza usar uno de sus productos más conocidos en una hipotética situación de apocalipsis zombi, en la que “los cadáveres humanos revivan y traten de consumir carne humana viva”.

El documento completo incluye 64 páginas en la que se establecen las condiciones para poder utilizar todos los servicios de los que consta su filial, Amazon Web Services. Estas prestaciones son, entre otras, bases de datos, espacio de almacenamiento en servidores, pasarelas de pago y motores para el desarrollo y ejecución de videojuegos online.

Dicha cláusula, entró en vigor en 2016 y desarrolla durante 11 líneas la autorización expresa para usar dicho servicio si se produce una apocalipsis zombi: “Esta restricción no se aplicará en caso de que ocurra (...) una infección viral generalizada transmitida a través de picaduras o contacto con fluidos corporales que haga que los cadáveres humanos revivan y traten de consumir carne humana viva, sangre, cerebro o tejido nervioso y es probable que conlleve la caída de la civilización organizada”.

La empresa estadounidense permite a los interesados hacer uso de Lumberyard para frenar una posible amenaza zombi a través del diseño de un arma o una aplicación para deshacerse de la plaga, cumpliendo “con la política de uso aceptable de AWS” como si de un videojuego se tratase.

Finalmente, esta renovación pone de manifiesto que desde esta compañía creen en la posibilidad de que en el futuro nos invadan los zombis, por lo que desde Amazon se encuentran preparados para un apocalipsis de muertos vivientes.