Los controladores dan un mes de prórroga a Enaire para llegar a acuerdos o irán a la huelga

El colectivo denuncia falta de efectivos para afrontar el incremento de tráfico y que la empresa no ha presentado la propuesta de convenio que prometió incluso para 2021

Torre de control del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez
Torre de control del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez FOTO: Oscar J. Barroso / Europa Press Oscar J. Barroso / Europa Press

El conflicto de los controladores aéreos se va a la prórroga, aunque aquí no habrá opción de penaltis. El colectivo ha dado un mes extra de plazo a Enaire para avanzar en la solución de los problemas de falta de plantilla y convenio que han denunciado en los últimos meses. Pero si la empresa pública que gestiona la navegación aérea no les plantea medidas en estas cuatro semanas que aporten remedios, «se convocará huelga con toda probabilidad», según advierten desde el principal sindicato de controladores, Usca.

Como informó LA RAZÓN en su edición del pasado 20 de junio, el sindicato había convocado los días 29 y 30 de junio a su comité interdependencias para valorar la opción de ir a la huelga para denunciar que Enaire no ha hecho lo suficiente para reforzar la plantilla de cara al incremento de tráfico previsto para el verano. Además, aseguran que la empresa pública de la que dependen tampoco les ha trasladado su propuesta de convenido después de rechazar las dos presentadas por Usca. El sindicato estaba, no obstante, pendiente de una reunión con la Secretaría de Estado de Transportes que se celebró el miércoles. En el encuentro, el Mitma les transmitió su voluntad de mediar con Enaire para desbloquear sobre todo la cuestión del convenio. Para los controladores, este es un punto crucial pues, como aseguran, a la espera de la firma de uno nuevo, el colectivo renunció a descansos de manera temporal, lo que ha traído aparejado negativas de permisos, jornadas extendidas... y todo en ello, en un contexto en el que denuncian falta de efectivos en un momento de fuerte recuperación del tráfico aéreo.

De momento, el resultado del encuentro en el ministerio ha servido para que Usca haya dado una prórroga a Enaire de un mes con la que demuestra «su buena voluntad», aunque sólo consideran que se podrá constatar que ha habido avances en la negociación cuando tengan algo firmado.

El número de efectivos también es fuente de discordia entre Enaire e Usca. El gestor de la navegación aérea en España anunció a principios de junio un refuerzo en previsión, según reconocían, de un verano con un nivel de vuelos próximo al año récord de 2019, justo antes de la pandemia. Un incremento de efectivos que, en su opinión, «refuta» las acusaciones de los controladores. Según aseguró Enaire, la plantilla es ahora un 6% mayor que la de 2019.

Pero desde el colectivo de controladores ponen peros a los números que aporta el gestor de navegación aérea. Desde Usca aseguran que todos los controladores aéreos que contabiliza Enaire «no estarán habilitados» para trabajar en verano y que, al contrario de lo que han hecho otros países europeos, no se han tomado las medidas necesarias con antelación para afrontar un escenario pospandemia como el actual en el que la recuperación del tráfico aéreo está siendo más fuerte de lo esperado. «Se han acostumbrado a afrontar el crecimiento a base de reducir nuestro descanso para sacar año tras año el crecimiento del tráfico», dicen.