España: la peor recuperación, más inflación y mayor endeudamiento

Deberíamos crecer a toda velocidad, pero el Gobierno ha desaprovechado el mayor estímulo fiscal y monetario de la historia. El país está en una situación mucho más débil que la que recibió Sánchez, pese a los ingresos récord

Ambiente del Mercado Maravillas en el barrio madrileño de Cuatro Caminos en estos días en los que la inflación esta disparada por una subida de precios generalizada en alimentación y energía.
Ambiente del Mercado Maravillas en el barrio madrileño de Cuatro Caminos en estos días en los que la inflación esta disparada por una subida de precios generalizada en alimentación y energía. FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

Muchas veces, cuando analizamos la economía española, nos olvidamos de poner los datos en el contexto del mayor estímulo fiscal y monetario de la historia reciente. El Gobierno ha disfrutado de unas condiciones en cuanto a espacio fiscal y apoyo del BCE que no ha recibido ninguna administración anterior. No solo ha tenido el déficit que ha deseado, disparando el techo de gasto tanto como ha querido, sino que el BCE ha comprado el 100% de la deuda que emitía el Tesoro. En el contexto de ese enorme apoyo de más de 200.000 millones, la recuperación de España es un fracaso en todos los sentidos.

El PIB de España del segundo trimestre de 2022 se queda todavía un 2,6% por debajo de las cifras del cuarto trimestre de 2019, cuando casi todos los países europeos han superado ya estos niveles y solo Alemania, República Checa y Eslovaquia están a pocas décimas del 100% de recuperación. De hecho, en términos comparables ninguna economía lo ha hecho tan mal y a la vez ha tenido tanto apoyo europeo. Es peor. Cuando analizamos la recuperación del PIB por el lado de la demanda nacional por componentes, según BBVA Research, el consumo público es el gran factor que ha sostenido al PIB. Las exportaciones han apoyado, pero el déficit comercial ha vuelto a comerse la aportación a la recuperación del sector exterior.

El déficit comercial se ha multiplicado hasta los 31.963 millones en el primer semestre. Las importaciones crecen casi el doble que las exportaciones y el impacto en el PIB va a ser muy negativo. Es peor, porque España registra el segundo mayor déficit comercial de la eurozona tras Francia.

España cierra junio con la mayor tasa de paro de la UE. El número total de desempleados es de más de 3,3 millones incluyendo otros 221.700 no ocupados y 270.400 con disposición limitada. Según la EPA, el empleo se recupera en tasa interanual mucho menos que el PIB real. Desafortunadamente, agosto también pinta mal tras los pobres datos de julio, y el propio Gobierno estima una caída de casi 187.000 afiliados.

El presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, durante un encuentro con el presidente de la Junta de Castilla y Leon, Alfonso Fernandez Mañueco, en el Palacio de la Moncloa
El presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, durante un encuentro con el presidente de la Junta de Castilla y Leon, Alfonso Fernandez Mañueco, en el Palacio de la Moncloa FOTO: David Jar La Razon

El endeudamiento de las administraciones públicas ha alcanzado un máximo histórico en junio y ya supera los 1,47 billones de euros. Esto es, un incremento de 18.908 millones de euros con respecto a mayo. Según el Banco de España, crece un 3,6% interanual. Teniendo en cuenta que las estimaciones de consenso asumen que el PIB rebotará en 2022 un 4%, el problema es que, de nuevo, España no crece, se endeuda. La ratio de deuda sobre PIB es del 116,8%, pero hay un factor mucho más preocupante. Los ingresos fiscales se han disparado y la deuda no baja. Según la Agencia Tributaria, en el primer semestre del año los ingresos en términos homogéneos crecieron un 16,9%, siete décimas más que la cifra acumulada hasta mayo. A pesar de ello, no se cumple ni de lejos el objetivo del Gobierno de mantener la deuda al 115,2% en 2022, como refleja el Plan de Estabilidad que envió a la UE.

La inflación en julio se confirmaba en un 10,8%. En la media de la eurozona es del 8,9% y en la UE del 9,8%. España es el país de las grandes economías de la eurozona con una espiral inflacionaria mayor y la tercera de las diez grandes economías con mayor alza de precios. Eso lleva a que el índice de miseria de Okun (paro e inflación) de España sea uno de los mayores de Europa y la OCDE.

Más deuda a pesar de contar con ingresos récord. Más tasa de paro que ningún país de nuestro entorno a pesar de la recuperación del turismo y de sacar parados de las listas con el subterfugio de los «fijos discontinuos» –personas que cobran el paro cuando no están trabajando, pero no aparecen como parados–. Desde la pandemia la labor del Gobierno ha sido disfrazar el paro como ha podido. En julio el paro subió por primera vez desde 2008. Más inflación a pesar de tener menor dependencia e impacto por la invasión de Ucrania. Mal y pobre rebote. Menos crecimiento a pesar de ser una economía más cíclica y que debería estar recuperándose a toda velocidad por el turismo. Y mucho más endeudados. España es el cuatro país más endeudado de la UE y el segundo que más déficit ha generado en estos años.

Por mucho que lo intenten esconder, la diferencia con respecto a otros países europeos son las malas políticas del Gobierno. Quedar por detrás de países que no son precisamente ejemplo de apertura y políticas de crecimiento lo dice todo. La realidad de la economía es la de un Gobierno que ha desaprovechado el mayor estímulo fiscal y monetario de la historia para dejar al país en una situación mucho más débil que la que recibió y significativamente peor a nuestras economías comparables que han sufrido la misma pandemia y riesgos exógenos.