Almodóvar creó su sociedad «offshore» «por inexperiencia»

Se lo recomendaron sus asesores ante la posible «expansión internacional» de su productora

Se lo recomendaron sus asesores ante la posible «expansión internacional» de su productora

Agustín Almodóvar aseguró ayer que tanto su hermano Pedro como él están al corriente de sus obligaciones tributarias y explicó que su productora, El Deseo, constituyó en 1991 una sociedad en un paraíso fiscal por recomendación de sus asesores «ante una posible expansión internacional» de la empresa, pero desistieron porque «no encajaba con su forma de trabajar». La firma, que fue creada con la mediación del bufete panameño Mossack Fonseca, existió durante un periodo de tres años, pero fue disuelta en 1994 después de que los titulares decidieran no pagar la cuota anual de mantenimiento.

«Yo me hice cargo de todos los asuntos referidos a la gestión de la empresa y él se dedicó a todos los aspectos creativos», dijo Agustín Almodóvar. «Lamento profundamente el perjuicio que está sufriendo la imagen pública de mi hermano, provocado única y exclusivamente por mi falta de experiencia en los primeros años de andadura de nuestra empresa familiar», puntualizó.

Un destino recurrente

La filtración de los «papeles de Panamá» prolongan las sospechas de delitos cometidos por ciudadanos españoles relacionadas con el país. Desde las pesquisas sobre la compra de un inmueble por parte del ex presidente madrileño, Ignacio González, hasta los movimientos del presunto cabecilla de la «trama Gúrtel», Francisco Correa, el «caso Noos» o la investigación sobre la familia Pujol, entre otros, Panamá y su baja tributación es siempre un destino recurrente en casi todas las causas.

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell, aseguró ayer que las empresas y los contribuyentes españoles deben cumplir con la legalidad, en referencia a la publicación de la lista de 1.200 sociedades creadas en Panamá por titulares de nuestro país.

El portavoz de Economía del PSOE en el Congreso, Pedro Saura, consideró el caso «un escándalo de primera magnitud» y reclamó que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, informe a la Cámara Baja sobre el número de contribuyentes españoles y el volumen de su capital con sede en Panamá, así como sobre si alguno de ellos se acogió a la amnistía fiscal del PP. Podemos, Ciudadanos y DiL también pidieron ayer la comparecencia de Montoro.