América, cada vez más cerca

Más de nueve millones de personas viajaron el año pasado por vía aérea entre España e Iberoamérica. Los destinos preferidos fueron Colombia, México y Argentina. Lazos culturales, pero también negocios.

Más de nueve millones de personas viajaron el año pasado por vía aérea entre España e Iberoamérica. Los destinos preferidos fueron Colombia, México y Argentina. Lazos culturales, pero también negocios.

En 2017, últimas cifras disponibles, España recibió más de cuatro millones de turistas procedentes de países iberoamericanos. Los más numerosos, argentinos, mexicanos y chilenos, en rutas que suelen durar 10 días y que, luego, se suelen prolongar a otros destinos europeos. Pero la tipología de los nuevos viajeros de Indias es muy variada. Junto a los turistas, hay emigrantes que vienen o vuelven a sus países de vacaciones, ejecutivos y empresarios, con negocios a ambos lados del Atlántico; estudiantes universitarios, jubilados con familias en las dos orillas y, finalmente, refugiados que huyen de la tiranía venezolana o de la violencia del narco. Si les sumamos los viajes a Estados Unidos y Canadá, y los pasajeros europeos que utilizan España como puerta de entrada a las Américas, en 2018 cruzaron el charco 13 millones y medio de personas, es decir, un millón doscientas mil más que el año anterior. Colombia, Argentina y México superan el millón de viajeros, pero también suben Chile y Perú. En este sentido, parece que los turistas españoles han redescubierto las tierras continentales del Nuevo Mundo, en detrimento de las vacaciones de sol, playa y ron en el Caribe.

Así, el año pasado, el 81 por ciento del turismo nacional eligió destinos en el continente, principalmente México, Chile, Argentina y Perú, por el 19 por ciento que siguió fiel a la República Dominicana y Cuba. El abaratamiento de los pasajes de avión por la llegada al mercado trasatlántico de las compañías de bajo coste, pero, también, la apuesta por estas rutas de las grandes compañías tradicionales explican el fenómeno. Para Buenos Aires o Ciudad de México se ofrecen más de cuarenta frecuencias semanales. Además, ya no sólo hay destinos a las capitales nacionales. Se puede volar directamente desde Madrid o Barcelona a Córdoba, Cali, Medellín, San Pedro Sula, Guayaquil, Punta Cana o Cancún. Las proyecciones sobre el incremento del tráfico son optimistas, pero están condicionadas por la evolución de las economías locales y, también, por la evolución de la seguridad ciudadana en lugares sensibles.