Actualidad

Arranca el AVE que une España y Francia

El primer AVE directo de la línea Barcelona-París ha salido esta mañana a las 9,20 de la estación barcelonesa de Sants y tiene previsto llegar a las 15,53 horas a la capital francesa.

España y Francia han estrenado hoy cuatro rutas directas en alta velocidad, entre ellas la que une Barcelona con París, en 6 horas y 25 minutos, y el Gobierno francés se ha comprometido a continuar con los estudios técnicos para adaptar el tramo entre Perpiñán y Montpellier a la alta velocidad.

En un acto solemne en el Palacio de los Reyes de Mallorca de Perpiñán, la ministra de Fomento, Ana Pastor, y el ministro delegado de Transportes de Francia, Frédéric Cuvillier, han tildado de "histórica"la jornada de hoy, porque se ponen fin "a las fronteras"ferroviarias entre ambos países.

Ambos han destacado las "oportunidades"económicas y turísticas para ambos países que abren estas nuevas conexiones: la de Barcelona y París -con dos trenes diarios por sentido-; la que une Madrid y Marsella a través de Barcelona en siete horas; la que enlaza la capital catalana con Lyon en 4 horas y 53 minutos, y la que unirá, también sin transbordos, Barcelona y Toulouse, en tres horas.

Actualmente, el tramo entre Nimes y Perpiñán se hace por línea convencional, por lo que los trenes de alta velocidad deben reducir la velocidad al circular por él.

Cuvillier ha reiterado su intención de que el tramo Nimes-Montpellier esté adaptado a la alta velocidad en 2017, tal como estaba previsto, con lo que se recortarán "veinte minutos"de viaje, y se ha comprometido a "proseguir los estudios (técnicos)"para definir el recorrido entre Perpiñán y Montpellier, aunque ha mantenido como fecha límite para hacerlo el 2030.

Francia y España han dado la bienvenida a estas cuatro rutas directas -que se llevarán a cabo mediante cinco trenes diarios por sentido- con un acto oficial al que han asistido también el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, y el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila.

A la inauguración asistieron asimismo los presidentes de Renfe y su homóloga francesa, SNCF, y embajadores y representantes militares y civiles de ambos lados de la frontera, entre otros cargos.

El mercado actual de los desplazamientos entre España y Francia asciende a 82 millones de viajes anuales, de los que un 89 % se hacen en vehículo privado, con lo que la puesta en marcha de estas conexiones en alta velocidad harán la competencia al coche, al autobús o bien al avión.

Durante 2014, ambas compañías, que operarán bajo la denominación Renfe y SNCF en cooperación, prevén ampliar frecuencias y destinos para atender a una demanda estimada de un millón de viajeros internacionales.

Por cuestiones de homologación, de momento, el trayecto Barcelona-París lo van a efectuar TGV franceses, inicialmente del modelo Duplex Dayse, y los AVE S-100 españoles se dedicarán a las otras líneas (Madrid-Barcelona-Marsella, Barcelona-Lyon y Barcelona-Toulouse).

Según datos de Renfe, hoy han utilizado estas líneas para cruzar de uno al otro lado la frontera un total de 840 pasajeros.

Las líneas puestas en marcha convierten a Barcelona en un hub -nudo de comunicaciones- ferroviario hispanofrancés, ya que permitirán conectar la red española de AVE con la francesa, que a su vez hará posible conectar con el norte de Europa.

El viaje inaugural ha partido de la estación de Sants a las 11:30, desde donde Pastor, Fernández Díaz y el titular francés de Transportes se han desplazado en AVE para llegar a la estación de Perpiñán una hora y diez minutos después.

Los billetes se pusieron a la venta el pasado 29 de noviembre y hasta la fecha se han vendido 30.000 billetes para las nuevas líneas. El viaje entre la capital catalana y la capital gala cuesta entre 59 y 170 euros, saldrá de Barcelona Sants y tras siete paradas llegará a la estación parisina de Lyon. El trayecto entre Madrid y Marsella puede adquirirse desde 89 euros, el más barato, hasta 171 euros. El recorrido entre Barcelona y Toulouse tiene un precio que va desde 39 a 77 euros y entre Barcelona y Lyon desde 49 a 114 euros.