Legislación

Bruselas quiere obligar a los fabricantes a reparar electrodomésticos y otros dispositivos hasta 10 años después de la compra

La Comisión Europea presenta una nueva propuesta de directiva que exigirá la reparación cuando esta sea más barata o cueste lo mismo que sustituir el aparato

Los tramos “valle” son aquellas horas donde poner una lavadora o el lavavajillas resulta más económico
Imagen de archivo de una persona usando una lavadora Javier Lizón EFE

Bruselas pone límites a la obsolescencia programada y a la cultura consumista del "usar y tirar". La Comisión Europea ha presentado este miércoles una propuesta para reforzar los derechos de los consumidores cuando se averían dispositivos como televisores, lavadoras o teléfonos móviles, por ejemplo imponiendo a los fabricantes la obligación de reparar un aparato estropeado en lugar de reemplazarlo hasta 10 años después de su compra.

La UE sostiene que deben priorizarse las reparaciones siempre que sea posible no sólo porque se reducirán costes, sino también por coherencia con el reto del Pacto Verde porque permitirá reducir residuos y también el uso de materiales para nuevas producciones. Para ello, el Ejecutivo plantea cambios en las reglas europeas tanto en el caso de aparatos que están aún bajo la garantía legal de dos años que establece la normativa comunitaria como cuando la avería se produce expirado ese periodo de protección.

Aunque la propuesta, que tendrá que negociarse con los Estados miembros y con el Parlamento Europeo, no amplía el período de garantía obligatoria, exige "a los vendedores reparar (los dispositivos) cuando el arreglo sea más barato o cueste lo mismo que sustituirlo", ha explicado el comisario de Justicia, Didier Reynders, en una rueda de prensa en Bruselas para exponer los detalles de la propuesta.

Cuando la avería no esté cubierta por la garantía legal de compra, por deberse a un accidente o haber caducado ya la protección, Bruselas plantea cambios para ofrecer "más y más sencillas soluciones" y establecer una regla clara: "El fabricante no podrá rechazar la reparación de una lavadora salvo que esa reparación sea imposible", ha dicho Reynders.

Esta obligación se aplicará a los aparatos cuyo diseño permite la reparación en la Unión Europea, entre ellos electrodomésticos como lavadoras y televisores, pero el Ejecutivo comunitario apunta que "pronto" se incluirá en ese listado también dispositivos inteligentes como teléfonos móviles y tabletas.

Las obligaciones también serán informativas. Otras ideas con las que los servicios comunitarios quieren incentivar la reparación frente a la sustitución de aparatos aún útiles tienen que ver que los fabricantes deban informar a los consumidores de los productos que están obligados a reparar ellos mismos.

Bruselas también apuesta por crear una plataforma de reparación online para poner en contacto a los consumidores con los talleres de reparación y los vendedores de productos renovados en su zona. La plataforma permitirá realizar búsquedas por ubicación y estándares de calidad, lo que ayudará a los consumidores a encontrar ofertas atractivas y aumentará la visibilidad de los talleres de reparación.

Asimismo, aboga por contar con un formulario europeo de información sobre reparación que los consumidores puedan solicitar a cualquier taller de reparación, con el objetivo de aportar transparencia sobre las condiciones y el precio de la reparación, y facilitar así a los consumidores la comparación de las ofertas de reparación.

Según datos ofrecidos por la Comisión Europea, cada año se generan en la Unión Europea 35 millones de toneladas de residuos, 30 millones de toneladas de recursos y 261 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero a pesar de que gran parte de los productos que van a la basura son aparatos "viables" que podrían repararse fácilmente y prolongar su vida útil. Esto acarrea, además, un coste financiero de 12.000 millones de euros al año para los consumidores, según cálculos de la Comisión Europea, que estima también que la nueva normativa incentivará inversiones por valor de 4.800 millones.