CaixaBank no da por acabada la consolidación bancaria

Isidro Fainé, con Gonzalo Gortázar antes de la presentación
Isidro Fainé, con Gonzalo Gortázar antes de la presentación

El nuevo consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, estrenó ayer su cargo, tras la salida de Juan María Nin, en la presentación de los resultados semestrales de la entidad bancaria. El directivo, sin perder la sonrisa que le caracteriza, desgranó los datos del banco y vaticinó que el proceso de reestructuración bancario español, pese a la compra de CatalunyaBanc por parte del BBVA, está lejos de cerrarse. Aun así, el pastel a repartir es cada vez más pequeño y CaixaBank, quizás por eso, ha volcado sus esfuerzos en la banca minorista, un sector en el que, a día de hoy, es líder en España. No es de extrañar, pues, que incluso el presidente de la entidad, Isidro Fainé, se dejase ver momentos antes de la primera comparecencia de Gortázar para apadrinar a su nuevo consejero delegado.

Así las cosas, Gortázar explicó que la reestructuración bancaria sigue abierta. De hecho, la propia entidad bancaria podría estar sondeando la red minorista de Barclays, unas 270 oficinas. Gortázar, sin embargo, prefirió no pronunciarse al respecto pese a que, tras la operación del BBVA, el Banco Santander también podría estar detrás de las oficinas de Barclays. Gortázar, en cualquier caso, sí reconoció que CaixaBank tiene los «instrumentos de balance y el «"know how"para hacerlo». «Las oportunidades que surjan las estudiaremos. Eso no quiere decir que las queramos hacer todas. Miraremos los números y si no salen seguiremos con nuestro plan de trabajo», señaló. En la misma línea, el consejero delegado de CaixaBank aseguró que «el tamaño del sistema bancario se ha reducido y nos enfrentamos a una recuperación económica que será sostenida. En este contexto, crecer en escala puede ser una estrategia adecuada». «En los próximos dos o tres años veremos alguna otra operación» de integración en el sector, añadió.

El caballo de batalla de CaixaBank es, por lo tanto, el comercio minorista. En este aspecto, el consejero delegado sacó pecho e indicó que la cuota de mercado que controlan supera el 20% en tres segmentos que consideran clave: penetración de clientes (27,4%), nóminas (22,2%), seguros de ahorro (21,2%) y tarjetas (21,1%). «Seguimos en una posición de liderazgo muy fuerte y a mucha distancia de nuestros competidores», apuntó.

El nuevo consejero delegado no rehuyó los temas que se le planteaban e incluso se atrevió con la reunión entre Artur Mas y Mariano Rajoy. Gortázar dio la bienvenida al diálogo y aseguró que «necesitamos un gran pacto que sea tanto bueno para Cataluña como para el resto de España».

En cuanto a los resultados de este primer semestre, CaixaBank ha ganado 305 millones de euros en el primer semestre, un 25,3 % menos que en 2013, debido, sobre todo, a la falta de extraordinarios como la consolidación de Banco de Valencia en las cuentas de la entidad. De hecho, la entidad se ha convertido en patrocinador del Valencia CF para las próximos tres temporadas.

Márgenes

Respecto a los márgenes, el banco catalán mejoró casi un 3% en los seis primeros meses del año su margen de intereses, hasta 2.015 millones de euros, e impulsó su negocio bancario, con un crecimiento del margen de explotación del 6,8%, sin tener en cuenta los gastos extraordinarios registrados en 2013. El margen bruto, en cambio, retrocedió un ligero 0,7%, situándose en 3.603 millones de euros. La calidad crediticia, a su vez, mantiene una tendencia positiva. Lo que indica que, en mayor o menor medida, España está dejando atrás la crisis y la entidad ha reducido la necesidad de provisiones. Así, los saldos de dudosos caen en 1.445 millones en el semestre, llegando al 10,78%, que supone una cifra de morosos de 2.797 millones, los inmuebles adjudicados por deudas continúan su buen ritmo de venta por lo que a 30 de junio su stock asciende a 6.747 millones con una cobertura del 53,3%. La ratio de morosidad también ha mejorado sustancialmente y bajó por segundo trimestre consecutivo, con una reducción de 88 puntos básicos, hasta el 10,78%.