Economía

El abismo salarial: de los 3.350 euros de los trabajadores de la banca a los 750 de las empleadas del hogar

El salario medio es de 1.944 euros, según el INE. El sector público paga, de media, 882 euros más que el privado.

Publicidad

Más abismal que la brecha salarial de género es la que existe entre las diferentes ramas de actividad. Frente a los 3.350 euros de salario bruto que cobran de media los trabajadores de las actividades financieras y de seguros (3.350 euros), las empleadas del hogar recibieron el año pasado 750,2 euros. Así lo puso de manifiesto ayer el INE en el «Decil de salarios del empleo principal» realizado a partir de los datos extraídos por este mismo organismo a partir de los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

El sector financiero y de seguros no es, sin embargo, el que mejor paga. Los empleados en el suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado recibieron una paga media 3.633 euros brutos al mes. Los de información y comunicaciones (2.741 euros) y los de la administración pública (2.536 euros) también superaron los 2.500 euros de media. Por abajo, la hostelería es la segunda ocupación peor pagada, aunque con salarios de 1.235 euros, que casi doblan el de los empleados domésticos. Muy cerca (1.249 euros) se situaron los empleados en el sector de la agricultura, ganadería y pesca.

La mayoría de los españoles, 6,48 millones, un 40% de los que trabajan, ganan entre 1.260,9 y 2.187,2 euros brutos al mes, según revela el mismo estudio. Otro 30% de los asalariados, 4.865 millones, recibieron en 2018 una retribución bruta mensual de más de 2.187,2 euros. El 30% restante está en la zona baja salarial, con un sueldo inferior a los 1.260,9 euros brutos mensuales.

Durante el pasado ejercicio, el salario medio fue de 1.944,4 euros brutos al mes, con un aumento de 55,4 euros respecto a 2017, el mayor incremento de la última década. Por su parte, el salario mediano se situó en 1.642,3 euros, lo que supuso 52,0 euros más que el del año anterior.

Publicidad

El trabajo del INE pone de manifiesto que la brecha salarial entre hombres y mujeres sigue siendo muy amplia. Los varones tuvieron una mayor concentración relativa en salarios altos que las mujeres el pasado ejercicio. Así, el 35,1% de los hombres ingresaron más de 2.187,2 euros en 2018, frente al 24,5% de las mujeres que recibieron una retribución similar. El salario medio de las mujeres en 2018 fue de 1.708,4 euros al mes, mientras que el de los hombres alcanzó los 2.161,3 euros. Una de las razones principales de estas desigualdades en salario medio y distribución salarial entre ambos sexos es, según el INE, que las mujeres «trabajan a tiempo parcial, con contratos temporales y en ramas de actividad menos remuneradas en mayor proporción que los hombres».

La diferencia entre el salario bruto medio mensual que paga el sector público (2.654 euros) y el privado (1.772 euros) alcanzó los 882 euros. El mayor porcentaje de asalariados con estudios superiores, el tipo de ocupación desempeñado, el menor peso del trabajo a tiempo parcial y la mayor antigüedad determinan esta diferencia, según el instituto estadístico.

Publicidad