El BCE alerta del grave riesgo por el frenazo económico y la guerra comercial

La entidad monetaria advierte de una inestabilidad si el crecimiento de la eurozona se debilita. Pide a los bancos ser más eficientes.

El vicepresidente del BCE, el español Luis de Guindos / Efe
El vicepresidente del BCE, el español Luis de Guindos / Efe

La entidad monetaria advierte de una inestabilidad si el crecimiento de la eurozona se debilita. Pide a los bancos ser más eficientes.

Lo llaman «informe bianual sobre estabilidad financiera», aunque en el último, presentado ayer por el Banco Central Europeo (BCE), la entidad monetaria advierte de una inestabilidad si el crecimiento de la eurozona se debilita. «Si se materializasen los riesgos a la baja para las perspectivas de crecimiento de la economía podrían aparecer riesgos para la estabilidad financiera», señaló el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, durante la presentación del informe en Fráncfort, y subrayó que la perspectiva de crecimiento «es esencial» en los riesgos para la estabilidad del sector financiero.

Además, el informe advierte de que un crecimiento por debajo de las expectativas y la posible escalada de las tensiones comerciales pueden desencadenar una caída en el precio de los activos. En este sentido, señala que el sector de préstamos apalancados ha crecido mucho en los últimos años y podría tener problemas si los beneficios de las empresas caen y de este modo crear riesgos para la estabilidad financiera. En caso de que el crecimiento económico se debilite, los costes de financiación de la deuda soberana de países vulnerables podrían aumentar y desenterrar preocupaciones sobre la sostenibilidad de la deuda. De este modo, una renovada preocupación en los mercados respecto de los bonos soberanos podría llegar a tener repercusiones sobre el sistema financiero y el conjunto de la economía.

En cuanto al sector bancario, el vicepresidente del BCE reconoció que las expectativas de rentabilidad del sector siguen siendo bajas. La entidad monetaria espera que la de los bancos seguirá baja en la zona del euro con una rentabilidad de capital agregada del 6% los próximos dos o tres años, lo que supone que una gran proporción de entidades no alcanzará las expectativas de los inversores de entre el 8% y el 10%.

De Guindos subrayó la solidez del capital de los bancos de la zona euro, aunque advirtió de que, a pesar de esta resiliencia en el corto plazo, cualquier cambio en la perspectiva de los ratings de crédito podría provocar un encarecimiento de los costes de financiación de las entidades, que deben abordar una serie de retos estructurales para restaurar unos niveles sostenibles de rentabilidad. Asimismo, el BCE señala que los bancos de la zona del euro deben mejorar su eficiencia, la limitada diversificación de sus ingresos y reducir los activos tóxicos en algunos países.