El FMI apuesta por Ghana con una nueva inversión de 105,7 millones

Se trata del tercer desembolso del organismo estadounidense en el país africano, de un plan que incluye un total de 830 millones en los próximos tres años

Jóvenes de Ghana juegan al fútbol en un campo de Accra, en Ghana.
Jóvenes de Ghana juegan al fútbol en un campo de Accra, en Ghana.

El Fondo Monetario Internacional confía en el potencial de Ghana de cara al futuro. Por eso ha decidido hacer efectivo el tercer desembolso de un plan de financiación que alcanza los 830 millones de euros (900 millones de dólares). El país africano se encuentra inmerso en una fase de recuperación económica y regeneración política: el déficit fiscal, unas políticas macroeconómicas poco acertadas y la caída del oro y el petróleo, materias de las cuales el país es especialmente dependiente, son las principales causas de la recesión. Sin embargo, Estados Unidos reconoce que Ghana ha sido un modelo de crecimiento económico y reducción de la pobreza en África hasta hace pocos años. Además, se trata de una de las democracias más estables de este continente, lo cual mejora su imagen frente al resto de potencias exteriores.

Pero el acuerdo con el FMI no está exento de condiciones. Desde que se firmara en Abril de 2015, Ghana ha tenido que poner en marcha un conjunto de reformas de cara a futuros resultados. En primer lugar, un gran ajuste fiscal que garantice la eficiencia de la recaudación, uno de los principales males que afectan al país. Otro de los grandes problemas está en el sistema de suministro eléctrico. En los últimos años han habido numerosos cortes que han afectado especialmente a la actividad de las empresas privadas que operan en el territorio. Respecto a esto, el país ya ha comenzado a buscar nuevos productores que aseguren un servicio fiable. Sin embargo, a pesar de la dificultad de los objetivos fijados, el FMI confía en que durante este año Ghana ponga en marcha los mecanismos necesarios para responder a las expectativas.