Actualidad

El frenazo económico y el precio de la luz hunden el IPC hasta su nivel más bajo en tres años

El INE atribuye la caída principalmente al abaratamiento de la electricidad

El INE atribuye la caída principalmente al abaratamiento de la electricidad.

Publicidad

La inflación se ha hundido este mes hasta su nivel más bajo de los últimos tres años. El Índice de Precios de Consumo (IPC) se situará en el 0,3% en este mes, según el indicador adelantado publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En caso de confirmarse, supondría la disminución de dos décimas en su tasa anual, que en julio se situó en el 0,5%. El débil avance de la inflación se debe a la bajada de los precios de la electricidad, según la nota del INE, pero los analistas desconfían y van más allá. Y es que se trata de una tasa tan baja, que muestra una «debilidad general en la presión inflacionista, que tiene que ver con la desaceleración de la economía», explicó a Efe Raymond Torres, director de Coyuntura y Análisis Internacional de Funcas.

Aunque es normal que la inflación eche el freno en un contexto de desaceleración, la tasa se encuentra en niveles más bajos de lo que se esperaba. El dato queda lejos del ritmo superior al 1% que se registró durante los primeros cuatro meses de 2019. La evolución a la baja que ha protagonizado la tasa anual del IPC durante los últimos meses se debe a la bajada de los precios en los productos energéticos y, en menor medida, en los alimentos frescos. También tiene especial incidencia el inestable entorno macroeconómico derivado de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, así como la incertidumbre sobre que la locomotora alemana finalmente llegue a detenerse y entre en recesión. En ese sentido, esta situación lo que hace es «dar argumentos para que el Banco Central Europeo esté más a favor de una política de estímulos monetarios», según explica Pedro Aznar, profesor de Economía, Finanzas y Contabilidad de ESADE.

Ante esta caída continuada de los precios, los analistas no descartan que en un futuro próximo se vean tasas negativas. Las previsiones son pesimistas y podríamos acercarnos al escenario vivido entre 2013 y 2016, con los precios alternando tasas positivas y negativas. Este entorno, según el analista de Self Bank Felipe López-Gálvez, no es positivo para la economía porque «la ciudadanía pospone las decisiones de inversión al ver que están cayendo los precios». López-Gálvez recuerda que los pronósticos de recesión minan la confianza de los consumidores.

Por su parte, los precios de consumo registraron en agosto un descenso en su tasa mensual del 0,1%, su peor dato desde 2015, según el indicador adelantado. La variación anual del IPC armonizado fue del 0,4%, dos décimas menos que el mes anterior. El INE publicará los datos definitivos el próximo 13 de septiembre.

Publicidad