El Supremo confirma la nulidad del ERE de Coca-Cola que afectó a 812 trabajadores

Protesta de los trabajadores de Coca-Cola por el ERE
Protesta de los trabajadores de Coca-Cola por el ERE

El grupo Coca-Cola deberá readmitir a los 812 trabajadores que se vieron afectados por el ERE en Coca-Cola Iberian Partners y que supuso el cierre de las factorías de Alicante, Madrid, Mallorca y Asturias, después de que el Tribunal Supremo confirmase ayer la nulidad del citado expediente de regulación de empleo, tal como había sentenciado el pasado mes de junio la Sala Social de la Audiencia Nacional.

La Sala de lo Social del Supremo confirmó que en la tramitación del citado ERE se vulneró el derecho de huelga de los trabajadores, al entender que durante el paro convocado en contra del despido de trabajadores por el cierre del centro de Fuenlabrada, la empresa sustituyó la producción dejada de realizar por la de otras embotelladoras del grupo, «perjudicando así el adecuado desarrollo del periodo de consultas», según se recoge en un comunicado de la Sala de lo Social del Supremo.

La sentencia, además, resuelve dos extremos de carácter procesal. En primer lugar, que la empresa deberá abonar a los trabajadores los salarios de tramitación (lo que han dejado de percibir desde el despido hasta la ejecución de la sentencia) y, en segundo lugar, el Supremo deja claro que su decisión es directamente ejecutiva, es decir, la empresa tendrá que readmitir a los trabajadores, sin que un posible recurso ante el Tribunal Constitucional lo paralice.

De esta forma, el Supremo confirma que, tal como señalaba la Audiencia Nacional, la compañía incurrió en irregularidades al realizar la fusión de las ocho embotelladores en una sola, al no comunicar a los representantes de los trabajadores el cambio de empresa hasta el momento de notificar los despidos. En este punto, la Sala observaba mala fe por parte de la empresa, al incumplir los derechos de información de los representantes sindicales, reservándose hasta los últimos momentos la oferta que presentaría a los trabajadores para intentar forzar un acuerdo. Además, no se observaban causas objetivas que justificaran el despido de los 1.190 trabajadores a los que, en un principio, les afectaba el ERE, aunque finalmente se redujo a 812.

Las reacciones de los sindicatos no se hicieron esperar y todos ellos solicitaron a la empresa la inmediata readmisión de los trabajadores y el cumplimiento de la sentencia del Supremo. Así, el responsable de la Federación de Grandes Empresas de CC OO, Jorge Tomé, declaró a Efeagro que valoran positivamente esta decisión del Supremo «porque da la razón a la plantilla, lo que supone su reincorporación de los trabajadores afectados a sus puestos y el abono de salarios de tramitación».

Por su parte, desde Fitag-UGT, se destacaba que el Tribunal Supremo «nos ha dado la razón de lo que planteamos en un principio; ahora pedimos que la empresa cumpla en mayor brevedad posible con la sentencia, que es la readmisión de todos los trabajadores y que reciban el abono de las indemnizaciones», declaró su portavoz , José Meses.

Para CSIF, el Supremo ha dado la razón a los trabajadores por «la flagrante irregularidad del procedimiento» y ha emplazado a la empresa a que convoque una mesa de negociación.