Endesa se hace con todas las renovables de Enel en España cancelados

El beneficio neto de la eléctrica sube un 7,9% en el primer semestre descontados los efectos extraordinarios

Endesa ha anunciado hoy la adquisición del 60% de la empresa Enel Green Power España (EGPE), cuarto operador del sector español de renovables, de la cual ya poseía un 40%.

El proceso de concentración del negocio renovable en España vivió ayer una nueva etapa con la compra por parte de Endesa de la totalidad de Enel Green Power España, de la que ya poseía el 40%. La adquisición era un rumor creciente y la mejor opción para la eléctrica que preside Borja Prado para afrontar el proceso de transición a un sistema energético descarbonizado. Con la compra del 60% que Endesa no controlaba directamente por 1.207 millones de euros, la eléctrica española dispondrá de la totalidad de los 1.706 megavatios (MW) en instalaciones renovables de la que es la cuarta operadora verde del mercado español, el 95% de ellas eólicas, y de una cartera de proyectos de 700 MW adicionales.

El negro futuro para las centrales de carbón hacía casi inevitable la operación para Endesa, que diversifica notablemente su «mix» de generación, con presencia directa en el sector de renovables y se hace con el control directo de una sólida plataforma de crecimiento en este segmento. La eléctrica, participada por la italiana Enel, refuerza también el perfil regulado y, por tanto, más seguro de sus negocios, pues el 65% de las instalaciones adquiridas opera en el Régimen Especial del sistema eléctrico.

Endesa remarcó en un comunicado el bajo coste financiero de la adquisición y la relevante contribución que esta hará a los resultados de la compañía y a sus accionistas, ya que su aportación a la generación de caja está estimada en unos 140-150 millones de euros anuales. Además, el montante desembolsado supone valorar la compañía en 2.007 millones de euros cuando el valor en libros de Enel Green Power España es de 2.192 millones.

La compañía resultante, que pasará a denominarse Endesa Renovables, cuenta en la actualidad con unas 100 plantas de generación eólicas, hidráulicas, solar y biomasa, con una producción de 3.900 gigavatios hora.

El sector renovable, especialmente en el segmento solar, ha vivido en los últimos meses una oleada de adquisiciones por un valor cercano a los 5.000 millones de euros y se esperan más operaciones por parte de las grandes eléctricas.

El anuncio ante la CNMV vino acompañado de la presentación de resultados correspondientes al primer semestre del año, en los que se registró un beneficio neto de 796 millones, un 7,9% más que el primer semestre del año precedente una vez descontados los ingresos extraordinarios registrados en los primeros seis meses de 2015.

En la primera mitad del año, Endesa facturó 9.203 millones, un 10,8% menos, debido a los bajos precios registrados como consecuencia de la elevada producción eólica e hidráulica en el periodo, así como a la operación de canje de derechos de emisión.

Este mismo factor ha impactado en el resultado bruto de explotación (ebitda), que baja un 3,5%, hasta los 1.866 millones. Una vez eliminado ese efecto, el ebitda repuntaría un 6,6% gracias al buen comportamiento del negocio regulado, el aumento del margen bruto del negocio liberalizado y a la rebaja, en un 5,7%, de los gastos de personal.

En términos operativos, Endesa redujo en un 16,8 % su producción eléctrica peninsular del régimen ordinario, hasta los 24.512 gigavatios hora (GWh), por la mayor generación eólica e hidráulica y al aumento del intercambio entre España y Francia.

Al cierre de junio, la deuda financiera neta de Endesa se situaba en 3.741 millones, lo que supone una reducción del 13,5% con respecto a un año antes, gracias a la mayor generación de flujo de caja. La inversión alcanzó los 322 millones, un 19,3% más.