¿Hacia una nueva burbuja renovable?

El Gobierno presenta el anteproyecto de Ley de Cambio Climático con el objetivo de que España consuma el 42% de la energía proveniente de tecnologías de origen renovable en 2030

El Gobierno ha presentado hoy el anteproyecto de Ley de Cambio Climático con el objetivo de que España consuma el 42% de la energía proveniente de tecnologías de origen renovable en 2030. Para ello, España deberá primero alcanzar el próximo año el 32% de consumo renovable y subastar cerca de 40.000 nuevos megavatios verdes –un 40% adicional a la capacidad de generación actual– hasta esa fecha.

El anteproyecto de Ley plantea dos fases, a 2030 y a 2050. El primero de ellos, 2030, marca el objetivo de reducir al menos un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero respecto a los niveles de 1990; generar al menos el 70% de electricidad con energías de origen renovable; asegurar al menos el 35% del consumo final de energía procedente de renovables y mejorar la eficiencia energética en, al menos un 35%.

Para el año 2030, se prevé una potencia total instalada en el sector eléctrico de 157 GW, de los que 50 GW serán energía eólica; 37 GW solar fotovoltaica; 27 GW ciclos combinados de gas; 16 GW hidráulica; 8 GW bombeo; 7 GW solar termoeléctrica, y los 3 GW de nuclear.

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera ha explicado durante su comparecencia en el Consejo de Ministros que reducir las emisiones un 20% respecto a 1990 en 2030 supondrá eliminar «una de cada tres toneladas de dióxido de carbono» y para llegar a una neutralidad de carbono en 2050 se deberán reducir las emisiones de CO2 en al menos un 90% con respecto a 1990.

La cuestión es si este ambicioso plan generará otra burbuja renovable como la que creó la primera gran transición hace 15 años. La penetración de las renovables generó un agujero al sistema eléctrico que llegó a alcanzar los 30.000 millones de euros.

El anteproyecto plantea un nuevo marco de retribución para la generación renovable que se base en el reconocimiento a largo plazo de un precio fijo por la energía generada. Las concesiones de estos nuevos megavatios se otorgarán mediante procedimiento de concurrencia competitiva y se podrá distinguir entre distintas tecnologías de generación. Aunque el coste actual de implementación de las tecnologías renovables más desarrolladas, como la eólica, ha caído dramáticamente, abaratando los precios de generación y convirtiendo en competitivas frente a otras fuentes de generación tradicionales a estas tecnologías, algunos expertos alertan de que el precio de la electricidad se disparará como consecuencia de la supresión de la generación por carbón y nuclear.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) del Gobierno estima que en 2030 todavía haya operativos en el 'mix' eléctrico español algo más de 3 gigavatios (GW) de nuclear y un cierre ordenado de estas plantas por orden cronológico. El cierre definitivo de las plantas de carbón se dará en 2050.