Actualidad

La tormenta perfecta tumba la Bolsa

Con Alemania al borde de la recesión técnica, el populismo asomando en Argentina, el vacío de poder en casa y la guerra comercial sin armisticio en el horizonte, el Ibex se sitúa en mínimos anuales

Con Alemania al borde de la recesión técnica, el populismo asomando en Argentina, el vacío de poder en casa y la guerra comercial sin armisticio en el horizonte, el Ibex se sitúa en mínimos anuales

Publicidad

La tormenta perfecta está arrasando los valores más fuertes de los mercados. Y España no es una excepción. El parqué madrileño cerró ayer en 8.522 puntos, su menor nivel en lo que va de año y por debajo de la cota de los 8.600 puntos. La caída de casi el 2% del selectivo español, la mayor en quince días, responde a los deprimentes datos alemanes, cuya economía se encuentra en el umbral de la recesión técnica después de que su PIB se haya contraído un 0,1% en el segundo trimestre del año. La guerra comercial entre Estados Unidos y China, también con ofensivas estadounidenses al otro lado del Rhin, está desangrando las exportaciones germanas y paralizando la producción y las inversiones en bienes y equipos de la locomotora europea. El efecto contagio sobre el resto de Europa ya se hace notar y, aunque la economía española parece resistir gracias al empuje del consumo interno y el pulso exportador, menos afectado por las subidas arancelarias de EE UU, ya han comenzado a darse las voces de alarma por la fuerte vinculación de sectores, como el automotriz, a la buena salud de Alemania. Lo que comenzó siendo un aguacero tropical ha ido subiendo de intensidad con el fracaso del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para abandonar la situación de interinidad en la que se encuentra la maquinaria legislativa del país. Con unas nuevas elecciones generales en el horizonte y la perspectiva de que el resultado vuelva a mantener el bloqueo, la economía se mantiene con el piloto automático y muchas empresas comienzan a frenar sus inversiones hasta aclarar un poco más el incierto panorama. Por si la tendencia en los mercados no fuera ya suficientemente adversa, esta semana arrancaba con la llegada de vientos australes. El triunfo en las primarias, antesala de la primera vuelta presidencial de octubre próximo, del candidato «kirchnerista», Alberto Fernández, castigó aún más a los valores españoles más expuestos, como Prosegur. La posibilidad de que el populismo vuelva a instalarse en la Casa Rosada espanta a los inversores, en un país que aún trata de salir de la fuerte crisis de 2018 con la inyección de 56.000 millones del FMI.

Además de los pésimos datos alemanes, también se ha conocido hoy que la producción industrial china creció sólo el 4,8 % el pasado mes, el menor incremento en más de 17 años, lo que muestra el impacto de la guerra comercial con Estados Unidos. Además, las ventas minoristas crecían un punto menos de lo esperado, el 7,6 %, y aumentaba el paro.

Con esta concatenación de adversidades, todos los grandes valores bajaron: Telefónica el 4,21%; Banco Santander el 3,38%; Repsol el 2,98% (el precio del barril de petróleo Brent se situaba a menos de 59 dólares); BBVA el 2,52%; Inditex el 1,6% e Iberdrola el 0,07%.

Del resto de las compañías del IBEX, ArcelorMittal perdió el 7,72%, seguida de tres bancos pequeños: Bankia cayó el 5,04%; Bankinter el 4,88% y Banco Sabadell el 4,78%. Telefónica ocupó el quinto puesto.

Publicidad

Publicidad