Actualidad

Las renovables reavivan antiguos pueblos mineros

Endesa construye en la localidad de Muniesa un parque con 12 aerogeneradores, como parte de un nudo de 38 en varias localidades de la comarca de las Cuencas Mineras de Teruel. El proyecto refuerza la sostenibilidad económica y ambiental de la zona

Endesa construye en la localidad de Muniesa un parque con 12 aerogeneradores, como parte de un nudo de 38 en varias localidades de la comarca de las Cuencas Mineras de Teruel. El proyecto refuerza la sostenibilidad económica y ambiental de la zona.

Al final de este año entrarán en funcionamiento los parques de energía eólica y fotovoltaica que Endesa, a través de su división de Energías Renovables, Enel Green Power España, está construyendo en diversas localidades de Aragón, Galicia, Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía, Murcia y Castilla y León. Proyectos que responderán a la adjudicación a la compañía en las últimas subastas de capacidad convocadas por el gobierno de 540 MW de potencia eólica y 339 MW de solar fotovoltaica, y que han requerido una inversión de 800 millones de euros en algo menos de dos años, aumentarán la capacidad de generación renovable de la compañía en España en un 54,4 por ciento, evitarán la emisión de 1.762.272 toneladas de CO2 y generarán la energía equivalente al consumo de más de 674.000 familias en un año.

Más allá de estos grandes datos, varias de estas instalaciones, en la actualidad en construcción, tienen en común algo más que ser capaces de generar energía limpia: cuatro de ellas se asientan en los términos municipales de pueblos de la España deshabitada.

Un ejemplo es Muniesa, localidad de la comarca de las Cuencas Mineras de Teruel que, como otras del entorno, desde que se abandonó la actividad minera ha visto menguar su población y las pequeñas industrias que hace no tanto tenían, hasta quedar prácticamente la agricultura y la ganadería como sectores productivos.

Sin embargo, las condiciones del territorio le han sido favorables en dos sentidos, uno relacionado con la energía y el otro con sus cielos. Porque hoy es el viento lo que configura un nuevo presente. Del cielo, si todo va bien, puede venir un futuro diferente.

Una vez que los técnicos de Desarrollo de Negocio de Enel optaron por situar en Minuesa un parque con 12 aerogeneradores, que formarán parte de un nudo de 38 situados en varias localidades del entorno, allí comenzaron a trabajar dos equipos de Endesa. «Ellos hacen las inspección de los terrenos y deciden la mejor ubicación de los parques, teniendo en cuenta el potencial de recurso, en este caso eólico. Desde Sostenibilidad -explica Inmaculada Fiteni, responsable del área-, empezamos a conocer lo que es la realidad del municipio desde el punto de vista socioeconómico y ambiental para poder luego hacer un plan CSV (Creación de Valor Compartido por sus siglas en inglés), que nos permita elaborar un plan de actuaciones relacionadas con la energía, que sean duraderas y aporten beneficio a la comunidad a la que vamos a pertenecer, no solo durante la construcción del parque, sino también durante todo el periodo de operación. Este plan de incorporación y acompañamiento a la comunidad es algo que nos distingue de otros operadores», enfatiza.

El enfoque CSV incorpora la variable social en la toma de decisiones del negocio, «de tal manera que en el presupuesto de cada proyecto hay una parte que se destina específicamente a realizar esas actuaciones que decidimos de acuerdo con necesidades identificadas por los diferentes actores sociales en cada comunidad. De hecho, los 27 parques eólicos que actualmente tenemos en construcción tienen un plan CSV asociado, para actuaciones mayoritariamente relacionadas con la energía, la eficiencia, la formación en energías renovables y la concienciación ambiental».

Alumbrado LED

Este plan no se hace en las oficinas, «sino que nos reunimos allí, en este caso en Muniesa, comenzando por el ayuntamiento, y vamos conociendo la realidad socioeconómica y ambiental del municipio». Entre las actuaciones que se han realizado están la instalación de alumbrado led en edificios públicos, como el propio ayuntamiento y un centro social polivalente. Fiteni destaca que «intentamos contribuir a hacer el municipio más sostenible y eficiente, desde el punto de vista energético y ambiental. Y económico, ya que reducen su consumo energético. Hay que tener en cuenta que en la mayoría de los municipios la factura del alumbrado público es una parte muy importante de su presupuesto anual; además hay ahorro también en el mantenimiento, porque la iluminación led es mucho más duradera. De alguna manera se cierra el círculo: vamos con proyectos de renovables para generación, y ayudamos en la sostenibilidad económica y ambiental».

Pero el futuro de Muniesa quizá lo marquen más otras dos acciones como «el cambio a led del alumbrado de las calles y la adaptación a led de los proyectores que iluminan la fachada de la iglesia». Dos acciones que, además del ahorro energético, tenían el objetivo de adecuar la iluminación pública a los requisitos de la certificación de la Fundación Starlight que, una vez alcanzada, pondrá a Muniesa en la lista de localidades acreditadas como destino del turismo de estrellas o astroturismo.