Los bancos aceleran la concesión de créditos

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Los préstamos hipotecarios aumentan un 71,34%

El pasado jueves, Mario Draghi, durante la rueda de prensa posterior a la reunión mensual del consejo de gobierno del Banco Central Europeo, puso a España, Italia y Francia como ejemplos de que su expansiva política monetaria funcionaba. El máximo responsable del BCE destacó que en estos tres países está fluyendo el crédito y con un coste inferior al que había hace unos meses. Es el objetivo de su plan. La inyección de 1,1 billones de euros que el BCE tiene previsto realizar hasta septiembre del próximo año mediante la compra de bonos soberanos pretende poner en manos de los bancos más dinero con el fin de que éstos puedan prestarlos a empresas y ciudadanos. Con este «nuevo» dinero en el mercado, el consumo crecerá, empujará hacia arriba la economía y la inflación se acercará a las metas que dieron origen a la creación de la institución monetaria europea, el 2%, cuando se encuentran hoy en el 0,2%.

Según los últimos datos del Banco de España recogidos por LA RAZÓN, el crédito concedido por las entidades financieras a las familias en los siete primeros meses del año ascendió a 48.133 millones de euros, un 37,58% más que en el mismo periodo del año pasado. Detrás de estas cifras está la mejoría mostrada por el mercado laboral en los últimos doce meses, con un descenso de 359.975 parados hasta el mes de agosto, la confirmación de la recuperación económica y la mayor confianza de los consumidores. Pero también el hecho de que los bancos, en un contexto de tipo de interés bajo que se puede alargar durante todo el año próximo, necesitan incrementar su volumen de negocio para mantener sus cuentas de resultados en niveles que satisfagan a sus accionistas sin tener que recurrir a operaciones extraordinarias. El incremento no se limita sólo a los hogares sino que se extiende también, aunque en menor medida, a las empresas no financieras.

La economía española cumple dos años de crecimiento del Producto Interior Bruto (el primer dato positivo se registró en el tercer trimestre de 2013), aunque este cambio de tendencia ha tardado en trasladarse al crédito bancario. Ha sido a partir del mes de febrero cuando los crecimientos han sido más significativos.

En enero, por ejemplo, las entidades bancarias concedieron préstamos hipotecarios por importe de 2.103 millones de euros, un 4,31% más que en el mismo mes del año anterior. En abril, el crecimiento interanual subió hasta el 22% y en julio se comparan 4.227 millones de euros frente a 2.467. La diferencia, un 71,34% más en apenas doce meses. Hace apenas seis días, el Instituto Nacional de Estadística confirmó que el número de hipotecas constituidas sobre vivienda en junio había aumentado un 26,3%, mientras el importe había crecido un 4,2%, hasta 103.626 euros. Entre enero y julio, se han otorgado 19.938 millones, frente a los 15.728 millones del mismo periodo de 2014.

Consumo y empresas

Los créditos al consumo, destinados fundamentalmente a la financiación de la compra de automóviles, televisores inteligentes o electrodomésticos de alta gama, fueron los primeros en despegar. La limitada cuantía de los mismos en relación con los destinados a la compra de vivienda, aseguraban a los bancos una morosidad muy baja, en unos momentos en los que este indicador a alcanzar máximos desconocidos. En estos momentos, la concesión de estos créditos crece a tasas del 27,1%. Sólo en julio se concedieron 1.960 millones para estos fines. Entre enero y julio la cifra total asciende a 11.117 millones, un 18,3% más que hasta julio del pasado año.

En el caso de las empresas, la situación es muy parecida, aunque los incrementos son algo más moderados, porque su volumen es mucho más importante. El sistema financiero ha concedido 96.482 millones de euros en préstamos o créditos de hasta un millón de euros entre enero y julio (los más demandados por las pequeñas y medianas empresas), un 14,89%, crecimiento que se ha superado tanto en junio (+5,79%) como en julio (60,08%) pasados. Sin embargo, en los dos primeros meses del año el montante del dinero concedido a las empresas fue inferior al de 2014. Los créditos de más de un millón de euros han aumentado un 14,58%, hasta totalizar 142.153 millones.