Los cítricos deben protegerse en las negociaciones con Mercosur

El ministro de Agricultura no ha pedido a Bruselas que sean un “producto sensible”

Los productores alertan de la posible llegada de plagas en los cítricos procedentes de Argentina y Brasil / Foto: Cipriano Pastrano
Los productores alertan de la posible llegada de plagas en los cítricos procedentes de Argentina y Brasil / Foto: Cipriano Pastrano

El ministro de Agricultura no ha pedido a Bruselas que sean un “producto sensible”.

España no ha solicitado a la Comisión Europea (CE) que los cítricos sean considerados un sector sensible durante el actual proceso de negociación comercial con los países miembros de Mercosur, según han confirmado fuentes comunitarias. Y eso a pesar de la grave crisis de precios que se ha vivido durante la actual campaña de comercialización. En medios agrarios españoles no se entiende lo que califican como desidia y dejadez por parte del Gobierno de Pedro Sánchez y, especialmente, de su ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación Luis Planas.

Los otros productores de cítricos de la Unión Europea tampoco han planteado esta medida, aunque se ven mucho menos afectados que España. A mediados de este mes ha tenido lugar una nueva sesión negociadora entre las delegaciones de la Comisión Europea y de los miembros de Mercosur y el ambiente que se respira en Bruselas es de que podría alcanzarse un acuerdo a corto plazo, lo que ha desatado todas las alarmas. Hace unos días, el COPA COGECA, en el que están agrupadas las organizaciones agrarias y las cooperativas de la UE, ha hecho pública una nota advirtiendo de las consecuencias negativas que podría tener el citado acuerdo para una parte del sector agrario comunitario.

Mientras tanto, los productores de cítricos no entienden que se vayan a hacer nuevas concesiones, especialmente tras lo sucedido durante la campaña actual, en la que se ha registrado la tormenta perfecta: importaciones tardías, especialmente de África del Sur, que perjudicaron el comienzo de la campaña; aumento de la producción en nuestro país y, por lo tanto, de la oferta y recorte de la demanda sobre todo en los primeros meses de la campaña por el retraso en la llegada del frío. Además, alertan de la posible llegada de plagas en los cítricos procedentes de Argentina y Brasil.