Los países de la UE empiezan a definir sus líneas rojas en la negociación de cuotas pesqueras

El Consejo de ministros europeos de Pesca inició hoy la complicada negociación de las posibilidades pesqueras para 2014, con una primera jornada en la que los países empezaron a definir sus líneas rojas, con el objetivo de cerrar un acuerdo entre el martes y el miércoles.

"Será un debate muy largo porque hay muchos países que tienen problemas y, por lo tanto, el acuerdo se alcanzará de madrugada, como es tradicional en el sector pesquero", dijo el ministro español de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, al referirse a los dos días de reunión.

Arias Cañete reconoció que en esta ocasión "España acude al debate con más tranquilidad que otros años", ya que "gran parte de las propuestas"de la Comisión Europea (CE) son "aceptables"para el país.

No obstante, dejó claro que "todavía hay especies en las que hay dificultades"y por las que España solicitará mejorar su cuota, como por ejemplo el jurel del Cantábrico, para el que se considera "excesiva"la reducción del 40 % que propone la CE.

El ministro adelantó, asimismo, que España tratará de encontrar "niveles más aceptables"en otros stocks para los que "no hay datos científicos claros", como es el caso del gallo y del abadejo, para los que la CE propone una reducción del 20 %.

También mencionó el objetivo de lograr un incremento sustancial de las cuotas de caballa para la flota comunitaria y, singularmente, para la flota española, sobre la base de un acuerdo con Islandia y las Islas Feroe que incluya también a Noruega.

Arias Cañete recordó que "toda la información científica disponible"establece en estos momentos que la caballa "está en buenísima situación", y que "los científicos, con todas las evidencias fundamentadas, proponen unos incrementos muy potentes".

Por su parte, el titular irlandés de Agricultura y Pesca, Simon Coveney, auguró hoy que las negociaciones de los Totales Admisibles y Capturas y cuotas para 2014 serán probablemente "las más difíciles"de los últimos diez años, debido a las "drásticas reducciones"que Bruselas ha propuesto para especies como el bacalao, el eglefino o el langostino.

"Presentaremos argumentos científicos con el objetivo de rebatir las afirmaciones (de la CE). No solo para intentar proteger las poblaciones, sino también a la industria pesquera irlandesa", dijo el ministro, quien advirtió de que, de producirse, los recortes anunciados tendrían "un efecto dramático sobre el sector".

Otros países, como Alemania, tienen también como objetivo flexibilizar muchas de las rebajas que propone la CE, explicaron fuentes europeas.

En ese capítulo España solicitará "igualdad de trato"y que los planes de recuperación del bacalao o el eglefino, que capturan mayoritariamente otras flotas, se apliquen de la misma manera que se ha hecho con la merluza (principal especie para buques españoles), según dijo hace unos días el secretario de Estado de Pesca, Carlos Domínguez.

Tras una mañana dedicada al Consejo de Agricultura, la negociación de las cuotas comenzó esta tarde con reuniones a tres bandas, entre cada uno de los Estados miembros, la Comisión Europea y la presidencia de turno de los Veintiocho, que este semestre ejerce Lituania.

España fue uno de los primeros países en entrar en los conocidos como "confesionarios"en la jerga comunitaria, donde Arias Cañete expuso las prioridades españolas, indicaron fuentes del ministerio.

Tradicionalmente, son los países con más peso en el sector pesquero, como España, Francia o Reino Unido, los primeros en celebrar las trilaterales.

Está previsto que la primera "propuesta de compromiso"sea presentada por la presidencia de la UE y debatida por los ministros a partir del martes por la mañana, explicaron fuentes europeas.