Parados de larga duración | Las ayudas del Gobierno permiten en algunos casos encadenar subsidios durante 18 años

La reforma de las ayudas a los desempleados de larga duración que aprobará el Gobierno permite encadenar subsidios durante 18 años en algunos casos. Empleo, perplejo ante las críticas sindicales pese a la ampliación de las prestaciones

La reforma garantiza una cobertura constante sin lagunas de protección entre medias
La reforma garantiza una cobertura constante sin lagunas de protección entre medias

La reforma de las ayudas a los desempleados de larga duración que aprobará el Gobierno permite encadenar subsidios durante 18 años en algunos casos. Empleo, perplejo ante las críticas sindicales pese a la ampliación de las prestaciones.

Cuando apenas resta una semana para que expire la última prórroga del Plan Prepara, las espadas entre el Ministerio de Empleo y Seguridad Social y las organizaciones sindicales siguen en todo lo alto. La solución que ha ideado el Gobierno para extender la protección a los parados de larga duración y sustituir de paso los actuales programas complementarios de paro –el ya mencionado Prepara, la Renta Activa de Inserción (RAI) y el Plan de Activación para el Empleo (PAE)– por una sola ayuda, la llamada Renta Complementaria de Desempleo (RED), se ha topado con la oposición férrea de CC OO y UGT, lo que ha provocado incredulidad en el Ministerio de Empleo.

Tal y como adelantó LA RAZÓN el pasado 12 de abril, el departamento que dirige Fátima Báñez propone ampliar la duración actual del subsidio para beneficiarios con responsabilidades familiares de los actuales 30 meses a un máximo de 72 y la cuantía de la prestación sería de 430 euros mensuales. Como expone la propuesta elaborada por Empleo, «esta ampliación permite dar entrada a los colectivos con responsabilidades familiares que ahora se benefician del Prepara y del PAE, y que son a los que afectaría su supresión, y a los mayores de 45 años que luego acceden a la RAI». Una de las mayores controversias se produce en el colectivo de mayores de 45 años que agotan la prestación contributiva de desempleo. En este caso, el derecho pasaría de 66 a 72 meses, según la duración de la prestación agotada.

Frente a la crítica de UGT de que la reforma en ciernes «supone más recortes a las personas desempleadas», la visión del Gobierno es muy distinta. Su aprobación llevaría aparejada, por ejemplo, que un trabajador que se quede en paro a los 47 años pudiera permanecer protegido hasta la edad de jubilación. ¿Cómo? Se concatenarían los dos años pertinentes de desempleo con los 6 años de subsidio que propone el Ministerio, más el subsidio dirigido a los mayores de 55 años. En total, percibiría ayuda 18 años, pensión de jubilación al margen. La reforma del Gobierno incorpora otras mejoras: frente a la RAI, que sólo se cobra tres veces, la nueva Renta Complementaria de Desempleo se puede percibir todas las veces que se dé el hecho causante. Además, no hay periodos sin cobertura entre una protección y otra. Según los cálculos del Ministerio, esto garantizaría una cobertura constante durante un largo periodo de tiempo, lo que llevaría a concatenar ayudas con la de mayor de 55 años, sin lagunas de protección entre medias.

La nueva propuesta también afecta a los que finalizan un trabajo sin cotizaciones suficientes para poder acceder a la prestación contributiva. En este sentido, se sustituye el actual subsidio de cotizaciones insuficientes, ampliando su duración y mejorando el régimen de acceso. Así, para periodos cotizados inferiores a seis meses, se elimina el requisito de responsabilidades familiares. Actualmente, se puede cobrar el subsidio tres, cuatro y cinco meses por haber trabajado entre tres, cuatro y cinco meses, respectivamente, pero sólo si se tienen responsabilidades familiares. La reforma propone que los subsidios de tres, cuatro y cinco meses pasen a ser de cuatro, cinco y seis meses, respectivamente, por lo que su duración se amplía en un mes. Los de seis meses (por haber trabajado más de 180 días y no tener responsabilidades familiares) se amplían dos meses y pasan de seis a ocho meses. Finalmente, los subsidios de 21 meses (por haber trabajado más de 180 días y tener responsabilidades familiares) se amplían tres meses, pasando de los 21 actuales a los 24 meses.

Con respecto a estos colectivos que no alcanzan el periodo suficiente para acceder a la prestación cotributiva, los cambios permiten que éstos puedan acceder nuevamente cada vez que realicen tres meses de trabajo, sin ninguna limitación temporal en los accesos a lo largo de toda su vida laboral. El Gobierno entiende, además, que la reforma ofrece una protección estructural y permanente para los menores de 45 años que no tienen responsabilidades familiares, si agotan la prestación de 12 meses, hasta ahora sólo protegida temporalmente y de manera limitada por el programa Prepara.