Repsol aprueba negociar con Kirchner por YPF

El presidente de Repsol, Antonio Brufau

El consejo de administración de Repsol aprobó ayer por unanimidad empezar a estudiar y negociar la oferta del Gobierno argentino por la expropiación del 51% de YPF y que permitirá a la petrolera percibir, en principio, una compensación de 5.000 millones de dólares (unos 3.700 millones de euros al cambio actual).

El consejo de administración de Repsol aprobó ayer por unanimidad empezar a estudiar y negociar la oferta del Gobierno argentino por la expropiación del 51% de YPF y que permitirá a la petrolera percibir, en principio, una compensación de 5.000 millones de dólares (unos 3.700 millones de euros al cambio actual). La compañía iniciará «conversaciones entre sus equipos y los del Gobierno argentino a fin de buscar una solución justa, eficaz y pronta a la controversia», según reza el comunicado remitido a la CNMV, y poner fin a un conflicto que se alarga ya más de dieciocho meses.

Fainé delegó en Brufau

Todos los consejeros votaron a favor de las negociaciones con Argentina sobre la base de esta oferta –el presidente de Caixabank, Isidro Fainé, delegó su voto en su homólogo en la petrolera, Antonio Brufau– y también respaldaron el pago del dividendo de 0,5 euros brutos por acción, pero Pemex volvió a manifestar su particular animadversión contra Brufau, y fue el único voto en contra de su gestión al frente de la compañía energética. El consejero de la compañía mexicana, Arturo F. Henríquez , se enfrentó al resto de miembros del máximo órgano de gestión de la petrolera. Actualmente, la mexicana está sola en el consejo.

En cualquier caso, lo importante de la reunión era ratificar el estudio de la oferta del Gobierno argentino y el inicio de las conversaciones por YPF. Para la negociación con el Gobierno argentino, la compañía que preside Antonio Brufau ha contratado a Deutsche Bank, que se encargará de valorar los detalles de la oferta argentina y asesorará a la petrolera en todo momento.

«El proceso deberá atender a las exigencias que plantea la complejidad propia de un asunto tan relevante y responder a los términos y garantías apropiados para asegurar su eficacia», reza la nota de prensa enviada ayer. La estatal mexicana Pemex calificó como «una buena señal» la decisión adoptada por el consejo de administración de Repsol de apoyar el preacuerdo alcanzado en Buenos Aires sobre la expropiación del 51 % del capital de YPF.

Sobre el preacuerdo con el Gobierno argentino, el ministro de Industria, Energía y Turismo José Manuel Soria, señaló ayer que «todo lo que sea remover obstáculos para que haya un acuerdo es bueno», y añadió que espera que «cuaje». Soria explicó que este principio de acuerdo se asienta en dos cuestiones: «establecer una compensación y que ésta esté establecida en instrumentos líquidos».

El diario económico británico «Financial Times» consideró ayer que el preacuerdo de YPF «no es el ideal» para Repsol, pero destacó que si la petrolera española puede monetizar la oferta de bonos argentinos, este hecho le permitiría incrementar «de forma significativa» sus operaciones de producción y exploración (upstream).

Además, cerrado el capítulo con Argentina, la petrolera tendrá libertad para poner en marcha su plan «post-YPF», que «está funcionando bien», detalla «Financial Times». Respecto a Pemex, el rotativo británico considera que «habida cuenta de su lamentable historial, debería ser la última en decirle a otras compañías como gestionar una empresa del sector».