Santander recupera la mitad de los depósitos fugados de Popular

En el tercer trimestre estanco ganó 1.976 millones excluidos los cargos extraordinarios

Ana Patricia Botín
Ana Patricia Botín

El Banco Santander obtuvo un beneficio neto de 5.077 millones entre enero y septiembre de 2017, un 10% más que un año antes, tras destinar 515 millones de euros a cargos extraordinarios, que incluyen la integración del Banco Popular.

Banco Santander obtuvo en los nueve primeros meses de este año un beneficio neto de 5.077 millones de euros, un 10,6% más que en el mismo periodo de 2016. José Antonio Álvarez, consejero delegado de la entidad, calificó los resultados de «consistentes, recurrentes y de alta calidad». Como es tradicional, Brasil fue el mercado que más beneficio aportó al grupo ( 26% del total), seguido de Reino Unido (16%) y España (15%), que paso a paso recupera el peso perdido durante la crisis. Álvarez confirmó que la entidad había recuperado ya 11.000 millones de euros de los depósitos que salieron con la crisis del Popular, más de la mitad, y que el banco «no contempla un escenario de independencia de Cataluña. Tenemos mucha presencia en Cataluña (una cuota del 13%) y queremos seguir teniéndola».

Los grandes números del grupo entre enero y septiembre se resumen en un aumento del margen financiero del 7%, de las comisiones en un 10%; del 1% del crédito y del 8% de los recursos de clientes. El beneficio atribuible se ha visto afectado por una dotación de 300 millones de euros por la integración de Banco Popular, cuya aportación final a la cuenta de resultados en el periodo es negativa: -122 millones. Grupo Santander tiene previsto cargar a la cuenta de resultados otros 300 millones el próximo año y los restantes 300 millones, en 2019.

La mitad de los beneficios procede de los países emergentes y la otra mitad, de los países desarrollados. Las mismas proporciones son válidas para los mercados europeo y americano.

El beneficio atribuido de España, 914 millones de euros, es un 16% superior al de 2016, si bien en el tercer trimestre se incrementó en un 29%, como consecuencia de las menores dotaciones para insolvencias. Brasil mantiene una fuerte actividad tanto en créditos como en depósitos y Reino Unido traslada la buena marcha de la economía al negocio bancario. La Cuenta 1-2-3, el producto estrella de Santander en los últimos meses, ha permitido ganar un 36% más de clientes particulares y un 12% en pequeñas y medianas empresas.

José Antonio Álvarez resumió el comportamiento de la entidad asegurando que se pueden alcanzar perfectamente los «objetivos que nos marcamos».

Cataluña y Banco Popular centraron el turno de preguntas, hasta tal punto de que la primera que formularon los analistas al consejero delegado y al director financiero fue sobre el conflicto político entre la Generalitat y el Gobierno central. Álvarez habló de «mayor nerviosismo en los clientes, mayor afluencia a las oficinas, que sin embargo no se traslada de forma material a movimiento en las cuentas». ¿Ha aumentado la morosidad en Cataluña siguiendo algunos llamamientos a impagar las hipotecas? «La gente es sensata».

Sobre Banco Popular, la entidad tienen previsto abrir en las próximas semanas una negociación con los sindicatos para reducir la fuerza laboral en los servicios centrales tras la fusión. Después, cuando la integración de las plataformas informática llegue a las oficinas se continuará con el resto del personal. lo que ha quedado claro es que la marca Popular desaparecerá: «Nuestra idea es siempre una sola marca».