Un gigante con 1,5 billones de activos en el mundo que aterrizó en España en plena crisis

El ICBC es el mayor banco del planeta, pero su presencia en nuestro país es residual: abrió una oficina en Madrid en 2011 y otra en Barcelona en 2012

El ICBC es el mayor banco del planeta, pero su presencia en nuestro país es residual: abrió una oficina en Madrid en 2011 y otra en Barcelona en 2012

El Banco Industrial y Comercial de China (ICBC), institución cuyas instalaciones en Madrid fueron ayer investigadas por la Guardia Civil, es desde hace años la mayor entidad financiera de todo el mundo, un título ganado a base de cifras espectaculares. No en vano, según dio a conocer la propia entidad en su informe de resultados correspondiente a los primeros seis meses de 2015, el banco chino registró un beneficio neto de 20.549 millones de euros, concedió 84.697 millones en créditos y gestionaba 1,5 billones de euros en activos, además de ser una de las entidades financieras más valiosas en Bolsa, con una capitalización bursátil que ronda en este momento los 190.000 millones.

Líder en el país

Dentro de China, país en el que fue fundado hace más de 30 años, cuenta con 465 millones de clientes individuales y más de 5 millones corporativos, lo que le convierte en el mayor banco del país en ventas, beneficios, activos y capitalización bursátil.

Por ello, encabeza la lista de las principales cuatro entidades financieras estatales chinas, un grupo en el que también están el Banco de China, el Banco Agrícola de China y el Banco de Construcción de China. Juntos controlan el sector financiero nacional y suman más activos que los cuatro mayores bancos estadounidenses.

Tras protagonizar la mayor oferta pública de venta (OPV) de la historia en su momento, las acciones del ICBC cotizan en las Bolsas de Shanghái y de Hong Kong desde el año 2006. Entre sus grandes accionistas se hallan entidades estatales como el fondo de inversión gubernamental Hujin, que posee un 35% del capital, o el Ministerio de Finanzas del Gobierno de China, que tiene el 33%. Del extranjero, destaca la participación del conglomerado singapurense Temasek, que con su 2,44 por ciento es el mayor inversor privado del banco.

Desde muy pronto, el ICBC se planteó la apertura de sucursales en el extranjero, una tendencia que se ha incrementado con el paso de los años. A la apertura de su primera delegación en Singapur, en el año 1992, le siguieron otras por diferentes países de Europa, Estados Unidos, Oriente Medio y Oceanía, hasta contar con casi 400 sucursales distribuidas en más de 40 países distintos en 2015.

Expansión en Europa

Su presencia en España se formalizó en el año 2011, cuando inauguró su primera oficina en Madrid en medio de la grave crisis económica que atravesaba nuestro país, para un año más tarde hacer lo propio en la ciudad de Barcelona, una época en la que también abrió diferentes sedes en Italia, Bélgica o Francia entre otros.

También fue ese año cuando el banco consolidó su presencia en Argentina, país en el que, en la actualidad, tiene más de un millón de clientes después de absorber las oficinas y la clientela de la entidad financiera Standard Bank. En total, la entidad ingresó desde fuera de China alrededor de 3.000 millones de euros, un montante que supuso a mediados del año pasado el 6,6% del total de su cifra de negocio.

Bajo la batuta del que es su presidente desde 2005, Jiang Jianquing, el banco se ha mantenido –salvo contadas excepciones– alejado de los graves escándalos que han azotado a otras instituciones financieras del país asiático y que han llevado a varios de sus directivos a la cárcel, incluidos algunos de alto rango. En el extranjero, ésta es la primera vez que se ve involucrado en un caso de blanqueo de capitales.