Actualidad

Zurich apoya a Sacyr y no devolverá al Canal la fianza

La propuesta que está sobre la mesa puede ser la base de un final feliz en el conflicto

El administrador del Canal de Panamá, Jorge Quijano, tras la reunión con Zurich y el consorcio
El administrador del Canal de Panamá, Jorge Quijano, tras la reunión con Zurich y el consorcio

La propuesta que está sobre la mesa puede ser la base de un final feliz en el conflicto que enfrenta al consorcio constructor y la Autoridad del Canal de Panamá.

La resolución del conflicto que enfrenta al consorcio GUPC, que lidera Sacyr, con la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), puede haber entrado en la recta final después de que Zurich asegurase en la última reunión mantenida por todas las partes que no tenía intención alguna de pagar con carácter inmediato la fianza de 600 millones de dólares hasta tanto no se dirimieran los arbitrajes, posición que hace más difícil la posibilidad de que un tercero en discordia pudiera finalizar las obras si el grupo adjudicatario decidiera finalmente ejercer su derecho de paralizarlas. Las reuniones continuaban ayer en Ciudad de Panamá en dos frentes: el jurídico y el financiero, con el fin de impulsar un acuerdo con carácter definitivo, según ha sabido LA RAZÓN. Los inversores apuestan por una solución pactada y por la finalización de las obras por parte del Grupo Unidos por el Canal, que integran Sacyr, la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Cusa. Ayer, las acciones de Sacyr cerraron con la segunda mayor subida del Ibex, un 2,63%, que elevó el precio de las acciones hasta 3,671 euros.

El dinero que falta

Lo que está sobre la mesa de la capital panameña no es otra cosa que «allegar» alrededor de 1.300 millones de dólares (algo menos de 1.000 millones de euros), dinero que bastaría para finalizar las obras dentro del año 2015, el plazo marcado en la adjudicación del concurso. Cerca de 500 millones de dólares provendrían de un crédito obtenido con el aval de la fianza de la aseguradora Zurich y los otros cerca de 800 millones de una moratoria en la devolución de los anticipos por parte de GUPC a la ACP hasta que se resuelvan los arbitrajes planteados por los sobrecostes de las obras.

El presidente de Panamá dio ayer una espaldarazo a la solución negociada desde el Foro Económico de Davos. En declaraciones a la cadena estadounidense CNN, Ricardo Martinelli manifestó que «no se puede negociar fuera del contrato», porque, como recoge Europa Press, en el caso de que los eventuales pactos quedaran fuera de los términos establecidos en el contrato de adjudicación, se perderían todas las garantías, las cartas de créditos y fianzas de las compañías de seguros. «Todo el mundo quiere que el canal se termine, especialmente la industria marítima. Llueva o truene, el canal va a completar su ampliación. Estamos esperando a finales de mes a que las partes se reúnan y lleguen a una feliz conclusión», aseguró Martinelli, que confirmó que los trabajos del Canal se desarrollan en estos momentos a un 30% de su capacidad.

En estos momentos, la obra civil de la ampliación del Canal de Panamá está concluida en un 80%, según fuentes del GUPC. El 60% de las instalaciones (compuertas, válvulas...) están todavía pendientes.

Para la ACP, la oferta de Zurich es una buena opción para afrontar las próximas negociaciones. El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá, Jorge Quijano, dice que el papel activo que ha adoptado la compañía aseguradora «está facilitando las cosas». Zurich custodia la fianza de 600 millones de dólares que en su momento depositó GUPC para acometer las obras de ampliación del Canal. Quijano reconoció también que «lo mejor para todos es que termine la ampliación».

La autonomía jurídica de la Autoridad del Canal de Panamá ha sido un motivo más de discordia entre las interpretaciones que se hacen sobre las leyes panameñas, que, según las fuentes jurídicas que se consulten, avalan el derecho del contratista al reequilibrio económico de los imprevistos que surjan en una obra de esta magnitud.

La ACP quiere solucionar la crisis con un adelanto de 100 millones de dólares, una moratoria de dos meses de la devolución de 83 millones otorgados a GUPC y que el consorcio aporte otros 100 millones. En total, 283 millones, una cifra muy inferior a la necesaria para concluir las obras dentro de la fecha comprometida: 30 de junio de 2015.

A la espera de una solución en los próximos días, un informe de la sociedad de valores N+1 recomienda a los inversores la compra de acciones de Sacyr al estimar que su precio está infravalorado. Según N+1, el precio de los títulos tiene un recorrido al alza del 40% y sitúa su estimación en 5 euros.