España

La nueva directora de la Guardia Civil se presenta como “feminista” y apuesta por más mujeres en el Cuerpo

Fija entre sus retos la lucha contra la violencia machista, la España vaciada o la ciberdelincuencia

La nueva directora general de la Guardia Civil, María Gámez, ha tomado posesión de su cargo esta mañana donde aseguró que la institución que gestionará tendrá el área de mujer como una de las “piezas estratégicas” con el fin de mejorar la condición sociolaboral. Indicó que en la Guardia Civil hay un número de mujeres “claramente insuficiente”, tanto en lo que se refiere a la escala de agentes como entre los mandos.

El frío intenso y la lluvia, que titubeó en varias ocasiones, hizo que el acto empezara minutos antes de las 10:30. Gámez llevaba un abrigo con un cinturón rojo a modo de fajín, que recordaba al que llevan los generales. El acto estuvo presidido por el ministro del Interior, Fernándo Grande-Marlaska, y el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez. No acudió la ministra de Defensa, Margarita Robles, cuya presencia estaba anunciada y de quien depende también el nombramiento del director del Instituto Armado, dado que este cuerpo tiene una dependencia civil y militar. Estuvieron presentes en el acto, además de mandos de la Guardia Civil, la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas, el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, y el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán.

Gámez confesó que se sentía “emocionada” al haberse convertido en la primera mujer en dirigir la Guardia Civil, y destacó la importancia de defender la igualdad de sexos y de que este sea un principio por el que trabajen todos dentro de su institución. Indicó que, en la actualidad, hay algo más de 5.800 mujeres en la Guardia Civil, de un total de unos 75.000 agentes, lo que supone alrededor de un 7% del total. Afirmó que este porcentaje de mujeres es “claramente insuficiente” y afirmó que es necesario que más mujeres lleguen a puestos de poder y de mando. “Soy feminista y creo en la igualdad de hombres y mujeres”, dijo. Por este motivo, Gámez indicó que será una “pieza estratégica” de su gestión el incrementar el número de mujeres en el Cuerpo, tanto entre los agentes como entre los mandos. “A la Guardia Civil le va a sentar muy bien que lleguen más mujeres”, afirmó.

Durante su discurso dijo que se pone “con humildad al frente y ofrezco diálogo y trabajo” e insistió en que “hay que dialogar y llegar a consensos” para adaptar las necesidades del Cuerpo y para “adecuarnos al ciudadano” y pidió colaboración para hacer “más grande” al Instituto Armado. “No soy guardia civil, pero me siento muy cercana a vosotros” por su trabajo como subdelegada del Gobierno en Málaga. Asimismo, comparó la vocación de servicio de los agentes con la de la política, que dijo también se dedica al “servicio público”.

Añadió que también será una de sus “principales batallas” al frente del Instituto Armado “la lucha contra la violencia de género y los maltratadores” donde se pondrán “todas las capacidades” para acabar con “esta lacra que nos avergüenza a todos”. Asimismo, aludió a que su institución debe actuar en defensa del medio ambiente y los animales, ya que la sociedad española está “cada vez más sensibilizada” con estas cuestiones y subrayó que la defensa del medio ambiente es uno de los desafíos que el Gobierno tiene como prioridad. También citó la lucha contra el crimen organizado y los ciberdelitos entre los retos del Cuerpo.

España vaciada

En cuanto a otras prioridades, se refirió a que la presencia de los guardias civiles por todo el territorio nacional es determinante para hacer frente a la "España vaciada", de forma que en los territorios menos poblados del país los ciudadanos vean que también se protegen sus derechos.

En este aspecto incidió Marlaska, quien, en su discurso, aludió a que la Guardia Civil es en todo el territorio nacional un “garante” de los derechos ciudadanos. “Desde Cataluña al Campo de Gibraltar, en Navarra o Madrid, seguirá vertebrando el Estado”, afirmó el ministro del Interior Grande-Marlaska. También subrayó el “sólido prestigio” fundamentado en los “principios y valores” de este Cuerpo, “la institución mejor valorada y que genera más confianza entre los españoles”.

Asimismo, el ministro se refirió a que Gámez debe ser dentro del Instituto Armado un “faro” para los agentes y, en concreto, para las mujeres que forman parte ya del Cuerpo y para las que ingresen en el futuro. Esta referencia del ministro a convertirse en un “faro” o referente coincide con el hecho de que el padre de la nueva directora de la Guardia Civil era farero de profesión. Finalmente, destacó que le gustaría que haya “más mujeres” y que “lo más importante” no es ser la primera “si no, no ser la única ni la última”.