El sector feminista del PP se impone frente a Álvarez de Toledo

El PP apuesta por el «feminismo inclusivo» con un vídeo y un acto

Acto feminista hoy del Partido Popular.El manifiesto del partido apuesta por un «feminismo inclusivo»
Acto feminista hoy del Partido Popular.El manifiesto del partido apuesta por un «feminismo inclusivo»DAVID MUDARRA

Pablo Casado ha aceptado cambiar la posición del Partido Popular de los últimos años con respecto a la celebración del Día Internacional de la Mujer, el próximo 8 de marzo. Es un giro controlado, pero muy significativo de puertas adentro porque supone la victoria del sector moderado frente a la postura de la portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo.

El manifiesto del partido apuesta por un «feminismo inclusivo», a cuya cabeza se coloca el líder popular. Un feminismo, según fuentes de la dirección del PP, que incluya al hombre y que destierre la idea de la lucha de sexos como base para avanzar en la igualdad de oportunidades. «En el que el hombre no sea el enemigo como plantean algunas de las políticas que está imponiendo el Gobierno de Sánchez-Iglesias», aclaran en Génova. En el documento se habla de la necesidad de seguir fomentando políticas que ayuden a superar obstáculos y a avanzar en las políticas efectivas en favor de la mujer, «con hechos», y no con pancartas.

El PP se ha ido moviendo de su posición oficial, aunque esta misma semana la portavoz en el Congreso confirmase su desmarque del apoyo de Génova a las manifestaciones convocadas con motivo del 8-M porque ella, a diferencia de lo que digan en su partido, ejerce su libertad y se siente «feminista amazónica de la escuela de Camille Paglia».

Hoy hay convocado un acto en Génova, y en la manifestación de Madrid estará una representación de la cúpula popular. El PP se está intentado recolocar en esta cuestión para ocupar su espacio y el de Ciudadanos (Cs), dejando el flanco derecho abierto a Vox, que tiene un discurso que en muchos puntos conecta con el mensaje de Álvarez de Toledo. En estos días se están viendo distintos gestos para poner sordina a la crisis generada por la portavoz parlamentaria tras descalificar a la prensa y al feminismo. También sostuvo que las mujeres «no son víctimas», para irritación de la mayoría de las compañeras de su partido.

Además del acto convocado para esta mañana, el PP ha difundido, asimismo, un vídeo en el que distintas dirigentes, entre ellas la portavoz en el Congreso, dan su opinión sobre el Día de la Mujer y reflejan lo que les une a compañeras de otros partidos.

Ante este 8-M es evidente que se ha impuesto el sector más moderado, en el que están figuras como la ex ministra Ana Pastor; la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid y vicesecretaria del PP, Andrea Levy; o la vicesecretaria de Política Social, Cuca Gamarra.

Esta corriente sigue un camino distinto al de Álvarez de Toledo, en las tesis de Vox, y ha conseguido que el partido rectifique su posición de años anteriores y envíe, como ya hizo la formación naranja en el pasado, una delegación a las marchas de este fin de semana. Aunque con ese manifiesto «inclusivo» propio y su lema «Las mujeres por encima de todo».

Pastor, Levy y Gamarra representan la posición política femenina del PP que reniega del negacionismo de Vox, al que entienden, sin embargo, que hace guiños la portavoz parlamentaria. Combaten las «mentiras» de Vox sobre la violencia de género y defienden que están en su derecho de reivindicarse como feministas porque no deben permitir que, de este concepto, que representa la lucha por la igualdad real entre el hombre y la mujer, se siga apropiando la izquierda.

La relación entre la derecha y el movimiento feminista no ha sido nunca idílica, y desde la izquierda radical ya están «calentando» el ambiente para contestar en la calle a la presencia popular, como ocurrió con el boicot que sufrió el año pasado la delegación que lideró Inés Arrimadas.

La presencia del PP en las marchas se prevé que esté rodeada de tensión, pero desde este Partido Popular insisten en que es un día para reivindicar respeto, libertad e igualdad. Y que ante esto también se examinará «el feminismo de los radicales de pancarta».

El año pasado activistas radicales acosaron a las mujeres de Ciudadanos e intentaron echar a Inés Arrimadas de la manifestación de Madrid. También la formación naranja se ha desvinculado del manifiesto oficial de la manifestación del 8-M. Y como ya ha hecho en ocasiones anteriores acudirábajo su propia pancarta «liberal».