Coronavirus

Moncloa autoriza el uso de hoteles para víctimas de violencia de género durante la emergencia sanitaria

Los centros de emergencia, acogida y pisos tutelados se establecen como servicios esenciales y Moncloa garantizar el cumplimiento de las medidas telemáticas de alejamiento de los maltratadores

Thumbnail

El Consejo de Ministros de ha aprobado este martes un real decreto que incluye medidas para garantizar la protección y asistencia a las víctimas de la violencia machista. Dentro de estas iniciativas diseñadas en materia de Igualdad, destaca la posibilidad de utilizar hoteles y alojamientos turísticos como “alternativa habitacional segura” para víctimas de este tipo de violencia si los servicios de acogida no tienen disponibilidad en ese momento.

Moncloa enmarca estas medidas en el actual contexto provocado por la emergencia sanitaria del Covid-19, de cara a la atención de un colectivo "especialmente vulnerable en situaciones de aislamiento domiciliario, por verse forzadas a convivir con su agresor, lo que las sitúa en una situación de mayor riesgo”, tal y como precisan fuentes del Gobierno. Tal y como ha recalcado la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el Ejecutivo va a “seguir protegiendo” a las mujeres y a poner recursos a su disposición en el excepcional contexto que vive el país.

Al margen de las medidas económicas aprobadas hoy y de la habilitación de hoteles para las víctimas de la violencias de género, el Consejo de Ministros ha impulsado más medidas en materia de Igualdad. En este contexto, los servicios de atención a víctimas de violencia contra las mujeres, así como los centros de emergencia, acogida, pisos tutelados, se establecen como esenciales y se garantiza alternativa habitacional segura para las víctimas de violencia machista. También se garantizará el normal funcionamiento y prestación del servicio integral de los sistemas de seguimiento por medios telemáticos del cumplimiento de las medidas cautelares y penas de prohibición de aproximación en materia de violencia de género. Además, se habilita el mecanismo para que los ayuntamientos y comunidades autónomas puedan destinar la ejecución de los fondos del Pacto de Estado para la violencia de género para poner en marcha todas las medidas la violencia de género específicas para esta crisis.